Carballos centenarios sucumben ante las talas de la franja de protección

Medio Rural multará a un propietario que cortó cuatro ejemplares en la sierra de Boiro sin haberlo notificado


Ribeira / La Voz

Mientras se trabaja a marchas forzadas para continuar estableciendo las franjas de protección contraincendios en carreteras, pistas y áreas habitadas, en algunos de los terrenos de la comarca donde sí se han realizado, estas talas se han llevado por delante algo más que eucaliptos y pinos. Tanto en el municipio de Boiro como en el de Lousame, vecinos y visitantes han denunciado el corte de carballos, que en el primer caso, superaban el siglo de edad.

Precisamente, a finales del mes pasado, agentes del distrito forestal cuarto se desplazaron al lugar de Runs, en la sierra boirense, para investigar una alerta sobre una supuesta tala ilegal de cuatro robles centenarios. Finalmente se comprobó que la corta se había realizado para autoconsumo, por lo que «no era preciso pedir autorización, pero sí comunicarla», tal y como declararon fuentes de Medio Rural, organismo que ha abierto un expediente sancionador al propietario.

Se trata de unos hechos que entroncan con los acontecidos el pasado marzo, cuando las tareas de la concentración parcelaria en la parroquia boirense de Cures acabaron con una carballeira y la Xunta tuvo que tomar cartas en el asunto sancionando a los dueños de los terrenos.

A pesar de tratarse de dos actuaciones muy distintas, las causas de la tala de variedades arbóreas frondosas ?no solo afecta a los carballos? tanto en primavera con la concentración parcelaria, como ahora con la creación de la franja de protección contraincendios, parten de un mismo problema: la capacidad de los propietarios para cumplir con la normativa. Se corresponde con una dinámica que ya ha sido denunciada en múltiples ocasiones por colectivos en favor de la defensa del patrimonio natural como la Coluna Sanfins, y que desde esta ejemplifican en «persoas maiores que posúen un anaco de terreo forestal, pero que non teñen posibilidades físicas nin económicas para afrontar unha tala».

«Un século á lareira»

De esta forma, la elección más rentable para este tipo de propietarios ?en una época de sobreoferta de eucalipto y pino? es la de que una empresa se encargue de cortar todo a cambio de quedarse la madera talada. Esta es la principal explicación que encuentran a las quejas registradas por parte de personas que alertaron sobre la desaparición de carballos en las inmediaciones de O Confurco (Lousame) y que creen que han terminado con «un século á lareira».

Desde esta asociación también reconocen, con satisfacción, que han observado que sí se han respetado algunos ejemplares de roble de más de 50 años en franjas creadas en el municipio.

El inventario de la Xunta, la mejor opción para conservar 

(Análisis: ¿Existen mecanismos para salvaguardar el patrimonio forestal?)

Uno de los mayores tópicos sobre los carballos es que su tala está prohibida, pero la realidad es que solo lo está en algunos casos. Dentro del grupo de frondosas, el propietario de una finca tendrá que pedir autorización a la Xunta para cortar si se superan los diez metros cúbicos de estas especies, pero si el bosque cuenta con plan de ordenación bastará con una notificación. Tras consultar a expertos en este ámbito indican que es posible acogerse a medidas de protección como el Catálogo de árbores senlleiras o a directivas europeas.

¿Los carballos centenarios tienen una consideración distinta a los otros?

No, pero su edad sí les otorga una ventaja sobre los que no han cumplido el siglo. Los carballos centenarios ganan puntos para entrar en el Catálogo de árbores senlleiras de la Xunta, un inventario en el que expertos, integrantes de colectivos y comuneros que gestionan la conservación del mundialmente laureado bosque de Froxán en Lousame, consideran como el mecanismo más cercano y efectivo para proteger a los ejemplares más vetustos. No obstante, estos grupos también han venido denunciando la escasa funcionalidad de esta clasificación de la Administración autonómica, pues, solo el año pasado, desde Medio Ambiente fueron devueltas una veintena de solicitudes procedentes del territorio lousamiano.

¿Existen otras figuras legales a las que acudir para evitar la tala de esta variedad de árboles?

Otro de los resquicios legales a los que sería posible acogerse, laxo en el mejor de los casos, es la directiva europea que establece y cartografía los hábitats de interés comunitario, que en el caso de Galicia y Portugal protege a las carballeiras quercus robur y quercus pirenaica. Esta norma ha sido desarrollada en la legislación nacional y establece faltas administrativas por causar daños en estos entornos, por lo que las hipotéticas sanciones por denuncias que se efectúen por esta vía están muy sujetas a la interpretación de una ley internacional que no llega a prohibir la tala expresamente.

¿Tiene esta madera mayor precio en el mercado?

No, y por eso se trata de uno de los principales argumentos esgrimidos para demandar la protección de especies frondosas. Si por la compra de una tonelada de madera de carballo -destinada generalmente a leña- se paga una media de 50 euros a los propietarios y se vende picada por hasta 200, de usarse para la creación de muebles de calidad ese valor se incrementaría.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Tags
Comentarios

Carballos centenarios sucumben ante las talas de la franja de protección