El Boiro mira al pasado para salvar su futuro

La nueva plantilla fue presentada en Vista Alegre


RIBEIRA / LA VOZ

Vista Alegre se llenó, durante la noche de ayer, de muchas caras conocidas. El nuevo Boiro dirigido desde el palco por Changui ha querido mirar al pasado para salvar la categoría y enganchar a los vecinos de la localidad y de las villas vecinas. 18 jugadores acompañaron al técnico, Rubén López, y a su preparador físico, Cristian Litri, en su primera toma de contacto sobre el césped sintético boirense.

Aunque era un secreto a voces, Borja, Miguel y Elier volvieron a saltar al terreno de juego. Lo hicieron también antiguos jugadores del equipo juvenil, como es el caso de Brais, Juan García y Felipe. A ellos hay que sumar a Carlitos y Mario, que también formarán parte de la plantilla sénior, aunque no pudieron acudir al entrenamiento.

No fueron los únicos que se reencontraron con su vieja casa. Cardeñosa, llegado de jugar la fase de ascenso con el Compostela, Anxo, del Arosa, Paco, del Céltiga, Rodri, del Negreira, y Xacobe, del Puebla, volverán a vestir la casaca blanca. Pablo Pérez, que militó la pasada campaña en el bloque de A Alta, también regresará a Barraña, aunque ayer no pudo acudir a este primer entrenamiento.

Los que pisaron por primera vez Vista Alegre como nuevos miembros del equipo local fueron Toño Pozas, jugador ribeirense que militó el pasado año en el Ordes, Fran Pena, futbolista que pasó gran parte de su trayectoria deportiva en el Atlético Ribeira, Ander Bellido, del Estradense, Óscar Martínez, Pablo Vidal, Teira y Kostís.

Gente de casa

Aunque el margen de maniobra ha sido mínimo, ya que Changui, quien presentó a cada jugador individualmente, ejerce de presidente con plenos poderes desde el pasado martes, ha conseguido conformar una plantilla en la que cuenta con futbolistas con sobrada experiencia en la categoría, como es el caso de Borja, Cardeñosa, Paco o de Anxo.

El reto a partir de ahora será conjugar a esos futbolistas con los jóvenes, que deberán dar un paso al frente para aclimatarse a la categoría con la mayor celeridad posible, ya que en Tercera División cualquier error puede costar muy caro a un equipo que necesitará cada punto para conseguir mantenerse. La ilusión se palpaba en el ambiente de Vista Alegre, a donde se acercaron más de un centenar de aficionados. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El Boiro mira al pasado para salvar su futuro