Ribeira / La Voz

En los municipios de la comarca hay lugares que a menudo pasan desapercibidos, quizá porque están a la sombra de espacios emblemáticos que acaparan todas las miradas. Es el caso de O Sequelo, en Boiro, situado frente a la finca del pazo de Goiáns. La exuberante vegetación del terreno que rodea a la torre hace que lo que hay al otro lado de la carretera comarcal pase inadvertido, sin embargo, se trata de un entorno agradable que trata de recuperarse tras el azote de los temporales del pasado invierno.

En días de calor asfixiante como los de hace una semana, la sombra que ofrecen los árboles que hay en el entorno se agradece tanto como el agua fresca de la fuente. Sin embargo, el viento tiró un par de ellos y hubo que tomar medidas para talar algún otro que corría serio riesgo de venirse abajo sobre la pista deportiva que hay en el lugar. El propietario de los ejemplares atendió el requerimiento del Concello para cortar los troncos, pero sus restos siguen bien visibles en la zona, con trozos de ramas todavía esparcidos junto al manantial, al que difícilmente puede accederse.

Desde el Ayuntamiento se explicó que, una vez se retiren los árboles en su totalidad -es necesario un camión para sacar las enormes raíces- se procederá a limpiar y acondicionar toda la zona, incluida la valla que delimita la pista deportiva, muy utilizada por los chavales de la zona y que resultó afectada por los trabajos para talar los troncos. También está previsto actuar en la fuente dentro de un plan de limpieza de caños y lavaderos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Un espacio en vías de mejora tras el azote de los temporales