«Una de mis mayores alegrías fue jugar en la selección gallega, y ganar al Barça»

J.M. JAMARDO RIBEIRA / LA VOZ

BOIRO

CARMELA QUEIJEIRO

El gran capitán boirense deja las pistas tras una larga trayectoria en el equipo

11 abr 2015 . Actualizado a las 05:05 h.

Es toda una leyenda del voleibol boirense. Gustavo Romero García (Boiro, 1979) creció en esta disciplina deportiva y después de 24 años cuelga las zapatillas. Se retira, pero por la puerta grande. El gran capitán deja la competición pero no una actividad que le dio muchas alegrías y algún sinsabor. Los años no perdonan y quiere dejar paso a las nuevas generaciones. Es un auténtico caballero dentro y fuera de la pista. Los compañeros y los rivales lo echarán de menos.

-¿Cómo fue su primer contacto con el voleibol?

-En el colegio. Teníamos un profesor, Antón Pérez, que nos enseñó a jugar y fundó el Club Cabo de Cruz. Ahí empezó mi relación con el vóley. Comenzamos a entrenar en el patio sobre un firme de asfalto. A los dos años ya estábamos federados y pasamos al polideportivo de Barraña.

-¿Fueron muy difíciles los primeros años?

-La verdad es que fáciles no fueron. Comenzamos un grupo de chiquillos de entre 10 y 12 años y las competiciones eran los domingos. Cuando jugábamos fuera nos subíamos a un autobús todo el día para viajar y jugar.