«Una de mis mayores alegrías fue jugar en la selección gallega, y ganar al Barça»

El gran capitán boirense deja las pistas tras una larga trayectoria en el equipo


RIBEIRA / LA VOZ

Es toda una leyenda del voleibol boirense. Gustavo Romero García (Boiro, 1979) creció en esta disciplina deportiva y después de 24 años cuelga las zapatillas. Se retira, pero por la puerta grande. El gran capitán deja la competición pero no una actividad que le dio muchas alegrías y algún sinsabor. Los años no perdonan y quiere dejar paso a las nuevas generaciones. Es un auténtico caballero dentro y fuera de la pista. Los compañeros y los rivales lo echarán de menos.

-¿Cómo fue su primer contacto con el voleibol?

-En el colegio. Teníamos un profesor, Antón Pérez, que nos enseñó a jugar y fundó el Club Cabo de Cruz. Ahí empezó mi relación con el vóley. Comenzamos a entrenar en el patio sobre un firme de asfalto. A los dos años ya estábamos federados y pasamos al polideportivo de Barraña.

-¿Fueron muy difíciles los primeros años?

-La verdad es que fáciles no fueron. Comenzamos un grupo de chiquillos de entre 10 y 12 años y las competiciones eran los domingos. Cuando jugábamos fuera nos subíamos a un autobús todo el día para viajar y jugar.

-¿Se quedaron muchos compañeros en el camino?

-Unos cuantos. Llegamos a juveniles y no había equipo sénior, por lo que la mayoría abandonó. Algunos se fueron a Rianxo y a Ribeira. Yo me pasé al fútbol. También jugué un par de años con el conjunto rianxeiro pero por asuntos laborales me fui a Castilla-La Mancha y lo dejé.

-¿Y cómo es que regresó?

-El trabajo me trajo de vuelta en el 2009. Me iba a apuntar a un gimnasio pero desde el club me llamaron. No lo dudé y me volví a enfundar la elástica. Fue difícil, ya que el voleibol había cambiado mucho y las normas no eran las mismas. Me costó readaptarme. Eso sí, no llegué a tener la técnica de antes pero la suplí con disciplina y esfuerzo.

-¿Porqué decidió terminar ahora su carrera deportiva?

-En los últimos años no estaba bien debido a una lesión que me está dando problemas. También por cuestiones familiares y porque hay que dejar paso a las nuevas generaciones que vienen apretando fuerte.

-¿Cuáles fueron sus mayores alegrías?

-Una de mis mayores alegrías fue jugar en la selección gallega, y ganar al Barça el primer partido en la Superliga 2.

-¿Y su mayor decepción?

-No conseguir una Copa Galicia. Llegamos dos veces a la final y no la ganamos. Este año éramos favoritos pero caímos ante el Emevé. Es una espina que me quedó clavada deportivamente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

«Una de mis mayores alegrías fue jugar en la selección gallega, y ganar al Barça»