Los vendedores de textil vuelven a plantar al Concello de A Pobra por la nueva ubicación

Solo tres comerciantes llegaron a poner sus puestos en la plaza Segundo Durán

Policía Local y seguridad privada tenían previsto vigilar la instalación de los puestos, pero finalmente los vendedores decidieron marcharse tras hablar con el concejal Jose Andrés Lojo
Policía Local y seguridad privada tenían previsto vigilar la instalación de los puestos, pero finalmente los vendedores decidieron marcharse tras hablar con el concejal Jose Andrés Lojo

Los vendedores de textil han vuelto a plantar esta mañana al Concello de A Pobra, que decidió trasladarlos a la plaza Segundo Durán (o plaza Maior) debido a la situación epidemiológica que atraviesa el municipio, y separarlos de los puestos de alimentación, que se han colocado en las inmediaciones del mercado de abastos (rúas Castelao y Álvaro Rei Ballesteros). Como ya ocurrió hace más de un mes cuando el Ayuntamiento también quiso aplicar esta medida, la práctica totalidad de los ambulantes que venden ropa y complementos han decidido no poner sus puestos en la nueva ubicación y marcharse, y solo se quedaron los tres que ya habían montado su estand.

Dicen que se sienten discriminados porque nadie se ha acercado a la plaza en toda la mañana, y que se reduce el tamaño de sus puestos. «Esto es una vergüenza, ponen a los de la fruta en nuestro lugar, y a nosotros nos meten aquí, donde un día de aire vuela todo», apuntaba un vendedor antes de marcharse, mientras que otra reconocía que es más segura la antigua ubicación porque hay más espacio y separación. «Lo que tienen que hacer es tomar todas estas medidas de seguridad en donde siempre y no aquí», apuntaba la comerciante, para luego insistir en que no les podían hacer esto «porque somos trabajadores que vivimos al día».

El concejal de Seguridade Cidadá de a Pobra, José Andrés Lojo Fernández, mantuvo un encuentro con los vendedores indicándoles que la medida era provisional y motivada por la situación epidemiológica que atraviesa el municipio. Reconoció que su intención con esta propuesta era poder mantener la actividad de los comerciantes para que no viesen reducidos sus ingresos pero que, si no sale adelante, que no continuarán con ella porque supone un desembolso de dinero para el Concello que tiene que contar con seguridad privada y medidas adicionales de prevención para poder colocar los puestos en la plaza Segundo Durán. 

Lojo Fernández volvió a recordar que esta medida solo es temporal, puesto que es inviable poner allí todos los puestos de textil, puesto que solo cogen la mitad (unos 45) y reduciendo entre uno y tres metros el espacio que tiene cada uno. El edil también anunció que será el equipo de gobierno el que decidirá si se sigue celebrando el mercadillo la semana próxima, puesto que el viernes el concello de A Pobra entra en nivel de riesgo máximo, lo que implica el cierre de la hostelería y del municipio.

Los puestos de textil del mercadillo de A Pobra se instalarán en la plaza Segundo Durán

A. Lorenzo
Mercadillo de A Pobra
Mercadillo de A Pobra

La mala evolución epidemiológica en el municipio ha llevado al Concello a tomar esta decisión

El Concello de A Pobra acaba de anunciar que el mercadillo semanal de los miércoles se organizará de forma distinta debido a la mala evolución epidemiológica del municipio, donde se han registrado más de una treintena de positivos en la última semana. Por este motivo, la mitad de los puestos de textil se instalarán en la plaza Segundo Durán, mientras que los comerciantes del sector de la alimentación ocuparán la calle Castelao y las inmediaciones de la plaza de abastos, por lo que así se podrá asegurar la colocación del 100 % de los negocios con la distancia de seguridad adecuada.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los vendedores de textil vuelven a plantar al Concello de A Pobra por la nueva ubicación