La ceremonia de la confusión se oficia en la política municipal de A Pobra

La posibilidad de una moción de censura o de la revocación de los polémicos acuerdos chocan con la nueva oferta realizada al BNG


ribeira / la voz

La política en A Pobra camina entre dos aguas. A un lado de la orilla las corrientes son turbias y continúan agitadas por lo sucedido en el pasado pleno extraordinario, en el que Nós Pobra y PSOE aprovecharon la coyuntura de que dos ediles del BNG no habían tomado posesión de su cargo tras el relevo, para sacar adelante una segunda dedicación exclusiva y un puesto de personal de confianza. Al otro lado, una sensación de aparente calma en la que una semana después todavía no se ha producido ningún movimiento de respuesta contundente a lo que, tanto nacionalistas como populares, coinciden en calificar como el mayor acto antidemocrático del último lustro. Hasta ahora, porque ya se está cocinando un contraataque que podría explotar en los próximos días.

El primer escenario posible pasa por la presentación de una moción para revocar los acuerdos adoptados, lo que supondría tener que llegar a la vía judicial para que esta tuviera efecto. Fuentes internas del BNG reconocieron que, pase lo que pase, van a tomar medidas y que existen múltiples mecanismos para ello. Entre estos, la moción de censura que colocaría al PP en la alcaldía se presenta como la opción menos probable, ante la de sobra conocida línea roja que ha trazado el Bloque a los populares.

No obstante, la única certeza es que en estas dos últimas formaciones va a producirse una respuesta contundente en la que influirán varios factores. Entre ellos sobresale el proceso de reconfiguración que está viviendo el equipo de los nacionalistas, tras los resultados cosechados en las pasadas municipales. Está previsto que a lo largo de la próxima semana se retomen las consultas con todos los grupos de la corporación pobrense, incluido Nós Pobra. Y ahí, precisamente, es donde saltan algunas alarmas.

Dudas sobre los nacionalistas

Existen ciertas voces, de distintas formaciones, que temen que lo que se esté produciendo sea una dilación en el tiempo para mantener en curso las negociaciones de entrada de los nacionalistas en el gobierno local. El principal escollo y punto determinante que las rompió fue la elección de la persona de confianza -la secretaria del alcalde, en este caso-. Sin embargo, todavía no se ha producido un relevo en ese cargo.

El alcalde, Xosé Lois Piñeiro, explicó que el hecho de que no se haya incorporado un nuevo secretario o nueva secretaria -la asamblea de Nós Pobra todavía no ha votado nada en este sentido- se trata de un gesto al Bloque para no dinamitar las negociaciones. Al respecto de lo sucedido en el pleno extraordinario, Piñeiro reconoció que no fue la forma más deseable de sacar adelante la propuesta, pero que necesitaban una garantía de gobernabilidad en caso de que volviesen a romperse los contactos para formar un ejecutivo tripartito. El regidor afirmó que seguirán trabajando y que no quieren que la elección del personal eventual se eche por tierra.

Por su parte, la línea del PSOE también es la de lograr la formación del tripartito. Su portavoz, Patricia Lojo, considera que es esencial llegar al entendimiento entre las fuerzas de izquierda, ya que este fue el bloque ideológico que aglutinó mayor número de votos.

Ante la posibilidad de que se presente la revocación de los acuerdos del pleno extraordinario y esta salga adelante, la gran duda que surge ahora es cómo afectaría al actual ofrecimiento de la coalición, es decir, si podría decaer. Solo queda esperar a ver cómo bajan las aguas.

Nós Pobra propuso una dedicación exclusiva al Bloque para su entrada en el gobierno local

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

La ceremonia de la confusión se oficia en la política municipal de A Pobra