La corporación pobrense aprobó un salario de 43.000 euros para el regidor

El ejecutivo retiró del orden del día las propuestas relativas a una segunda dedicación exclusiva y a un puesto de libre designación


Ribeira / La Voz

Finalmente, la corporación pobrense ha sacado adelante la propuesta de una dedicación exclusiva por valor de 43.000 euros para el alcalde, Xosé Lois Piñeiro. Este punto fue aprobado -con los votos a favor de los cuatro ediles de Nós Pobra, el de la concejala socialista, cuatro abstenciones del PP y una de los nacionalistas- en el marco del segundo pleno de organización, que tuvo lugar a la una de esta tarde y que duró poco más de un cuarto de hora.

Es necesario destacar el cambio en la aritmética del número de concejales que tuvo lugar durante la sesión, ya que el pleno comenzaba con la renuncia del edil de Nós Pobra José Carlos Vidal, quien se despidió con un sentido «solo quixera agredecer a miña presenza e que me recibírades tan ben todos» y deseó «moita sorte, tanto a oposición como ao executivo». Sin embargo, los otros tres grandes puntos que comprendían una segunda dedicación exclusiva, el cargo de libre designación y las cuantías a percibir por parte de los grupos por las asistencias a plenos y comisiones fueron retiradas del orden del día.

Antes de que tuviera lugar el debate, tanto el gobierno como el PP presentaron sendas mociones al respecto de la propuesta del salario del regidor. En el caso de los populares, y en sintonía con la explicación de su portavoz, Manuel Durán, en la enmienda se solicitó una reducción de la cuantía inicial expuesta hasta los 39.400 euros: «Solicitamos una modificación del acuerdo donde lo que se haga sea una actualización del IPC». Una cuestión que el propio Piñeiro rebatió alegando que el interventor había cifrado dicha actualización en una cifra «algo superior a 41.000 euros». En el caso de la enmienda del grupo de gobierno, se pidió que el salario se aplicase de forma retroactiva, desde el 15 de junio, para que pudiese percibirse la cantidad económica correspondiente al pasado mes. Tan solo prosperó esta última enmienda.

El debate

«Insistimos na necesidade de que a alcaldía teña a dedicación exclusiva, cremos que é o mellor para todos os veciños e veciñas, non ten sentido pensar que un Concello das nosas características poida funcionar sen un alcalde que se ocupe ao 100 % do tempo a solucionar os problemas e levar adiante todas as iniciativas e proxectos», destacó la portavoz de Nós Pobra, Charo Varela.

En la misma línea se situó la responsable socialista, Patricia Lojo, quien reiteró que «o pasado 26 de maio creo que quedou claro que os votos dos cidadáns pobrenses elixiron a Nós Pobra para gobernar, se facemos unha lectura máis profunda, o PSOE entende que os cidadáns apostaron por un goberno de esquerdas». Lojo defendió que «este debe ser o mandato do diálogo e do consenso, pois de momento dou resultados, porque nós, xunto con Nós Pobra estamos traballando», para sentenciar que «un alcalde debe ter plena dedicación, os veciños non poden ir xunto del a un traballo particular».

Patricia Lojo: «Un alcalde debe ter plena dedicación, os veciños non poden ir xunto del a un traballo particular»
Manuel Durán: «Hace cuatro años pusieron una cantidad de retribuciones que en palabras del alcalde era similar, o supongo que igualitario, a lo que él percibía en su anterior puesto»

Por su parte, Manuel Durán recordó que «hace cuatro años pusieron una cantidad de retribuciones que en palabras del alcalde [Xosé Lois Piñeiro] era similar, o supongo que igualitario, a lo que él percibía en su anterior puesto de trabajo o cargo profesional» para señalar por qué presentaron la enmienda.

En este sentido, Piñeiro argumentó los motivos que les han llevado a buscar el aumento de unos 3.000 euros respecto del anterior mandato. «Despois de catro anos de experiencia decatámonos dos gasto que supón ser alcalde, por exemplo, dentro de desplazamentos do propio concello que non se pode pasar por dietas, cando eu recorro moito o municipio». A ese ejemplo sumó una multa de 900 euros que tuvo que pagar por un trámite jurídico que no se presentó a tiempo: «Dáse a circunstancia de que algúns son conflitos urbanísticos anteriores ao noso goberno».

Lo cierto es que el regidor adelantó que estaba planeando contratar un seguro para evitar que casos así vuelvan a repetirse y también recordó que nunca llegó a aceptar los trienios y, a los populares, que habían sido ellos los que contaron con el sueldo del regidor al máximo y que incluso tuvieron que ajustar uno de 48.000 al límite legal.

Ramiro Ouviña: «Máis alá do buenismo e das boas intencións segue faltando que sexamos capaces de chegar a puntos de encontro coas maiorías necesarias e non as maiorías desexadas»

«Máis dunha vez atopámonos cun escenario de goberno en minoría que non teñen a cantidade necesaria do número de votos para conseguir que se aproben polas súas propias argumentacións. Pasou no pleno de organización e volve a pasar agora. Máis alá do buenismo e das boas intencións segue faltando que sexamos capaces de chegar a puntos de encontro coas maiorías necesarias e non as maiorías desexadas», reflexionó el portavoz del BNG, Ramiro Ouviña.

Luz verde a la actuación de eficiencia energética

Por último y no menos importante, este pleno también sirvió para sacar adelante una de las grandes actuaciones pendientes del pasado mandato, la sustitución de la red de luminarias -para instalar bombillas tipo LED- por un valor cercano al millón de euros -el Concello aportará 188.300- que se podrá realizar gracias a una subvención 753.000 euros del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica.

La adjudicación de este proyecto, que supondrá un ahorro de cerca 200.000 euros para las arcas locales y que recayó en la firma Imesapi, fue aprobada por unanimidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La corporación pobrense aprobó un salario de 43.000 euros para el regidor