Silvia Folgueira: «Non hai que ser amigo de todo o mundo, pero hai que respectar a todos» 

Estos días se celebra la sexta Semana da Orientación, en la que se trabajará la igualdad


ribeira / la voz

Intentar ayudar a los escolares y a sus familias a solventar todos los problemas que se puedan presentar a lo largo del curso es el objetivo de Silvia Folgueira (Lugo, 1977), que lleva 12 años en el departamento de Orientación del colegio Pilar Maestú de A Pobra, al que están adscritas las escuelas infantiles Fernández Varela, Angustia, Vilariño y A Granxa. Son más de 270 niños con edades comprendidas entre los 3 y los 12 años y con una variedad de dificultades que provocan que «teña que estar en constante formación e renovación, sempre tes a sensación de que non estás ao día porque todo vai moi rápido».

El mayor número de casos que llegan a sus manos son los de pequeños que sufren algún trastorno del espectro autista (TEA), pero también hay muchos escolares que tienen dificultades en el habla que luego van solventando, y además suelen surgir bastantes conflictos en el entorno familiar. «Hai situacións puntuais, como a morte dun parente ou unha separación que provocan que os nenos teñan problemas. O traballo coa familia é moi importante para acadar unha solución», resalta Silvia Folgueira, que confiesa que ha sido testigo de situaciones muy complicadas. «Pensas que cando tés un problema moi gordo non pode aparecer outro maior, pero sempre hai máis. Creo que cada situación nova xera certa ansiedade, respecto e medo», destaca la orientadora pobrense, que reconoce que cuesta mucho llegar a casa y desligarse de los problemas a los que tiene que hacer frente a diario.

Entre ellos también hay cada vez más situaciones de acoso, «un tema moi complicado que debe comezar a abordarse desde os 3 anos, facendo traballo de prevención, que incluso é moito máis importante que a intervención. Hai que ensinar a respectar desde pequenos. Non hai que ser amigo de todo o mundo, pero hai que respectar a todos porque somos compañeiros e convivimos todos os días xuntos».

Los problemas de comportamiento de ciertos escolares también ocupan muchas sesiones del servicio de orientación que dirige Silvia Folgueira, que apunta que siempre hay que poner unas normas y unos límites que no se deben cruzar. «Hai que querer aos nenos polo que son e non polo que fan. Pero son necesarias as dúas cousas, a afectividade e as normas, buscar o equilibrio entre as dúas e sempre intentando transmitir tranquilidade e firmeza».

Talleres, charlas y teatro

Folgueira es la mayor impulsora de la Semana da Orientación que cumple ya seis ediciones, y que este año trabajará la igualdad entre hombres y mujeres a través de personas relevantes que destaquen por su inteligencia y que tengan una discapacidad, «porque o obxectivo é sempre poñer en valor a diversidade».

Estos días los alumnos de los cinco centros pobrenses participarán en talleres en los que conocerán a una madre que es una alta ejecutiva y a un padre que trabaja en las labores domésticas para concienciar sobre los distintos roles que pueden ocupar las personas independientemente de su sexo. Además, hoy (18.30 horas, colegio Pilar Maestú), el grupo de la asociación Ambar presentará la obra Martín e o biosbardo, una puesta en escena abierta a todo el público, al igual que la charla para familias que tendrá lugar mañana, a las 19.00 horas, sobre como mejorar el comportamiento de los niños, impartida por las expertas Raquel Domínguez y Andrea Cortiñas.

Formación. Estudió Ciencias da Educación en la rama de pedagogía, y tiene un máster en Diagnóstico e Intervención Neuropsicopedagógica.

Carrera. Lleva 12 años en el departamento de Orientación del Pilar Maestú, al que están adscritas las escuelas Fernández Varela, Angustia, A Granxa y Vilariño.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Silvia Folgueira: «Non hai que ser amigo de todo o mundo, pero hai que respectar a todos»