Adiós a la señora Laura, la cuidadora de la iglesia de O Caramiñal

La vecina probrense estuvo hasta los 100 años arreglando y abriendo el templo de Santa María A Antiga


Tuvo una vida muy larga, nada menos que 103 años, y gran parte de ella la dedicó a cuidar y a abrir diariamente la iglesia de O Caramiñal, una labor que la mantuvo ocupada hasta haber superado la barrera de los 100. Laura Iglesia Peiteado (Boiro, 1915), más conocida por todos los vecinos de la villa pobrense como la señora Laura, falleció ayer después de que su salud se fuese apagando poco a poco. Sin embargo, hasta el último momento estuvo activa, e incluso cuando dejó de atender el templo de Santa María A Antiga, salía a dar sus pequeños paseos acompañada de su hija.

El párroco Manuel Villar la recordaba hoy como una persona que siempre estaba dispuesta a ayudar. «Yo la conocí cuando llegué aquí hace 18 años, y siempre se encargó de abrir y cerrar la iglesia, preparar las misas y todo lo que hiciera falta hasta que su salud se lo permitió».

Los restos de la señora Laura están siendo velados en el tanatorio de la calle Venecia, y esta tarde, a las 16.15 horas se celebrará un funeral en la iglesia que tanto cuidó. A continuación, será enterrada en el cementerio de O Caramiñal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Adiós a la señora Laura, la cuidadora de la iglesia de O Caramiñal