El derbi que valió una fase de ascenso

Los de Anxo Casalderrey jugarán la promoción a Preferente tras derrotar a los celestes de Pedro Yugueros, en un choque con recital de goles incluido


Á Pobra / La Voz

Podría decirse que la victoria del Puebla frente al Ribeira (5-1) le pone el precio de una fase de ascenso al derbi disputado ayer en A Alta. Sin embargo, esa afirmación sería una ofensa al trabajo y esfuerzo de una plantilla que cumplió su vigesimotercera jornada sin perder un solo partido y su objetivo de acceder al playoff para luchar por la entrada en Preferente, una meta que llevan buscando dos cursos.

El inicio del partido sorprendió a un graderío atónito por la energía derrochada por un Ribeira que no parecía llegar descendido a la última jornada de la temporada. Con las imprecisiones propias de un juego con cautela, los locales desplegaron su habitual fútbol combinativo que contrastó con el juego aéreo de los celestes.

Habría que ver un gol anulado por fuera de juego a los de A Alta y esperar al minuto 30 para que, tras una elaborada pared de Nacho y Changui, este último se la devolviese al primero para ponérsela en bandeja a Pap, que la anotó por la derecha del portero.

El baile de Pap

A la vuelta de vestuarios el Ribeira regresó sin Esteban, que fue amonestado con una roja. A los 12 minutos del regreso, Álex Teira ponía el segundo del Puebla al cazar un rechace del guardameta celeste que transformó en un disparo a placer. Así fue como comenzó el recital y el baile de Pap, que hacía doblete en el 57 al quedarse solo ante Sergio y anotarla amagando.

En el 64, Pap se quitó el sombrero para cazar un nuevo rechace del meta, que había despejado un brillante disparo de Changui, pero no pudo hacer nada ante la segunda intentona que ejecutaba el hat trick. Por si quedaban dudas Pap y Changui calcaban un proceso idéntico en el 88 para el quinto de un Puebla, que antes del pitido final se le coló uno en propia puerta.

«Afrontaremos dos finales, pero tenemos que seguir creyendo que podemos llegar»

Anxo Casalderrey, entrenador del Puebla

«Después de dos años intentando cambiar las directrices de la organización del club, tras una temporada pasada convulsa y el inicio difícil de esta, creo que es bueno encontrarnos con este medio premio y con opciones de ascender. Esto es positivo para el esfuerzo de directiva, cuerpo técnico, y por supuesto de los protagonistas, los jugadores», así analizaba a pie de césped Anxo Casalderrey, el entrenador del Puebla, lo que supone la victoria del derbi a escasos momentos de su fin.

«Afrontaremos dos finales, pero tenemos que seguir creyendo que podemos llegar», adelantó el técnico, que ya ha hecho los deberes en lo que a previsión de los próximos entrenamientos se refiere: «Nos habíamos fijado dos semanas de carga de trabajo por si accedíamos a la fase de ascenso y, aunque arriesgamos, por ahora está saliendo bien».

En ese sentido, Casalderrey señaló que ahora toca volver a los vestuarios y pedirle a los héroes de A Alta un último esfuerzo. «Como mínimo ya somos los menos goleados, junto al Flavia, y los máximos goleadores de la categoría. No puedo pedir nada más», sentenció visiblemente orgulloso el entrenador.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El derbi que valió una fase de ascenso