El cobro por los cajeros que hay en las calles se extiende en la comarca

Boiro y Rianxo quieren aprobar una tasa como la que tienen A Pobra, Noia y O Son


Hasta ahora a nadie extrañaba que los concellos cobrasen una tasa por ocupar la vía pública, ya que hay impuestos por instalar terrazas, colocar máquinas expendedoras o vallas publicitarias. Sin embargo, los cajeros automáticos que están en la calle quedaban exentos de abonar este tributo, algo que cambió hace poco en los municipios de A Pobra, Porto do Son y Noia, que decidieron aprobar una ordenanza destinada a este fin.

A estos ayuntamientos se unirá en breve Boiro y también es posible que Rianxo, que está barajando los pros y los contras de llevar a cabo esta medida. En el último pleno boirense iba a debatirse una moción de Boiro Novo encaminada a poner en práctica esta iniciativa, puesto que «non resulta razoable que se lle cobre a ocupación do espazo público ás persoas autónomas do noso concello, como é no caso das terrazas dos bares, e aos bancos, que teñen grandes beneficios empresariais, no se lles pase a correspondente factura polo emprego das rúas que se manteñen cos impostos de toda a veciñanza», apuntó Dores Torrado.

Aunque la propuesta no pudo llegar a debatirse por falta de tiempo, el alcalde de Boiro, Juan José Dieste, se mostró totalmente a favor de ella: «Yo creo que se debe hacer y vamos a cobrar», anunció. Su homólogo de Rianxo, Adolfo Muíños, también consideró que es totalmente razonable «porque é una taxa que ten todo o sentido, aínda que neste municipio non temos demasiados caixeiros, polo que habería que estudar si merece a pena elaborar esa ordenanza tendo en contra os ingresos que se poden obter».

Las represalias

Otro de los puntos que no tiene muy claro el regidor rianxeiro está relacionado con las posibles represalias que podrían tomar las entidades bancarias si se les empieza a cobrar un impuesto por ocupar la vía pública, algo que descartó el alcalde de A Pobra, Xosé Lois Piñeiro, que afirmó que en este municipio no han tenido ningún problema por implantar este tributo.

También reconoció que apenas son cuatro entidades las que deben abonar los algo más de 372 euros que se pagan cada año por ocupar la vía pública con los cajeros automáticos. Esta tarifa se encuentra en la media de lo que se está ingresando en la comarca, puesto que en Porto do Son la tasa está en torno a los 131 euros, mientras que en Noia se eleva a la cuantía de 518.

La portavoz del PP y concejala de Facenda sonense, María Maneiro, reconoció que el impuesto no es elevado y que solo son tres o cuatro bancos los que tienen que abonarlo, «pero lo recaudado por lo menos nos da para limpiar la vía pública». Por contra, en la localidad noiesa es donde hay instalada mayor cantidad de cajeros, con un total de ocho, aunque no todas las entidades deben abonar la tasa, porque muchos están exentos al encontrarse dentro de la sucursal.

El Concello de Ribeira descartó implantar el impuesto por los costes burocráticos

El Concello de Ribeira fue uno de los primeros que se planteó la idea de comenzar a cobrar un impuesto a los bancos que tienen cajeros automáticos en la calle, una propuesta que surgió durante el anterior mandato de Manuel Ruiz Rivas. Incluso los técnicos de los servicios económicos municipales elaboraron un estudio sobre los beneficios de su posible implantación, pero pesaban más los costes burocráticos de elaborar una nueva ordenanza que la previsión de ingresos que se podrían conseguir con este tributo.

En el resto de ayuntamientos de la comarca -Muros, Carnota, Lousame, Outes y Mazaricos- tampoco tienen pensado, por el momento, tomar ninguna medida al respecto, puesto que se trata de municipios pequeños y que apenas disponen de uno o dos cajeros automáticos en la calle, con lo que la iniciativa no implicaría una recaudación elevada, y seguramente sería mucho más complicado elaborar una normativa específica para regular el pago del importe. 

Igualdad

Si a un pequeño empresario se le cobra un impuesto por poner unas sillas y unas mesas en la calle para ganarse unos cuartos, la misma obligación deberá tener una gran entidad bancaria por utilizar la vía pública. A fin de cuentas, ellos también se aprovechan de unas infraestructuras que son de todos. Bien seguro que a los propietarios de estos bancos no les supone el más mínimo esfuerzo pagar una tasa anual de 300 o 500 euros.

 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El cobro por los cajeros que hay en las calles se extiende en la comarca