Se libra de pagar una multa de 1.800 euros porque no le notificaron que tenía el carné retirado

Marta Gómez Regenjo
M. Gómez RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

Imagen de archivo de los juzgados de Fontiñas, donde está la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña
Imagen de archivo de los juzgados de Fontiñas, donde está la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña PACO RODRÍGUEZ

El hombre fue absuelto pese a haber sido condenado anteriormente por conducir sin permiso

07 jun 2024 . Actualizado a las 13:59 h.

La sucesión de hechos que ha llevado a un conductor a librarse de pagar una multa de casi 2.000 euros por ir al volante después de que le retirasen el carné por perder todos los puntos es casi rocambolesca. Pero la realidad es que una sentencia judicial le absuelve de abonar la sanción porque no le notificaron que no tenía el permiso de conducir en vigor, o al menos no se demostró en el juicio que él lo supiera, a pesar de que tenía una condena anterior por el mismo motivo.

Los hechos se remontan a octubre del 2020, cuando la Guardia Civil le dio el alto cuando circulaba por una carretera de Boiro. Tras comprobar que tenía el carné retirado desde casi un año antes, fue citado a juicio y condenado a pagar 1.825 euros de multa por un delito contra la seguridad vial. Hasta ahí, la Audiencia Provincial coincide con el juzgado de primera instancia, pero hay un detalle importante: la notificación de la pérdida de vigencia del permiso de conducir se realizó mediante correo con acuse de recibo, que fue recibido por una tercera persona.

El tribunal señala que la retirada del carné es una infracción que exige que el interesado sea conocedor de ella, y en este caso concreto no se aportó ningún dato que demostrase que esa notificación llegó al infractor: «No consta la recepción personal por el acusado de la notificación por correo, y no se ha traído a juicio al receptor para corroborar que puso tal comunicación en conocimiento del afectado».

En este punto, la sentencia de primera instancia aporta como prueba la declaración del Guardia Civil que le dio el alto afirmando que el conductor reconoció que no tenía permiso de conducir. Pero también este argumento lo desmonta el fallo de la Audiencia Provincial, que es tajante: «Esta declaración no es apta para demostrar tal conocimiento». Basa esta afirmación en que, según el testimonio del agente, el acusado admitió que no tenía permiso después de que el guardia se lo comunicase tras haberlo comprobado, no fue una manifestación espontánea y no se garantizaron sus derechos ante la comisión de un hecho delictivo, como no decir nada que le incriminase o que estuviera un letrado presente cuando lo hiciera.

Tirón de orejas

La sentencia también recuerda, citando la jurisprudencia existente, que «las declaraciones ante los funcionarios policiales no tienen valor probatorio» salvo que existan elementos objetivos que lo acrediten.

Para colmo, en este caso sí existían elementos que permitirían demostrar que efectivamente el acusado era conocedor de que tenía el carné retirado, pero no se presentaron en el juicio, razón por la que el tribunal cuestiona cómo se llevó la investigación. No en vano, en el propio atestado del día de la infracción se recogía que el conductor estaba imputado, y condenado, por el mismo delito —conducir sin carné— en agosto de ese mismo año, con lo cual se concluye que es «más que suponible» que estuviera al tanto de su situación. Pero en la vista oral no se presentaron pruebas que desvirtuasen la presunción de inocencia y, por tanto, quedó absuelto y libre de abonar la multa.