La gastronomía de Barbanza reluce con dos soles de la Guía Repsol y 16 soletes

Xoán Ramón Alvite Alvite
Xoán ramón alvite MAZARICOS / LA VOZ

BARBANZA

A De Rosa, en A Pobra, con casi 90 años de historia
A De Rosa, en A Pobra, con casi 90 años de historia MARCOS CREO

Los restaurantes Landua y Ríos O Freixo vuelven a tener la mayor distinción

08 mar 2024 . Actualizado a las 19:18 h.

La gastronomía, y en general todo el sector hostelero barbanzano, atraviesa uno de los momentos más dulces de su historia reciente. Ya no solo por el creciente número de personas que se acercan a la comarca atraídas por el buen hacer de los profesionales o la singularidad de muchos negocios, sino también por los reconocimientos públicos procedentes de diferentes ámbitos.

El último en llegar viene de la Guía Repsol, que ha vuelto a reconocer con un Sol al restaurante Landua de Mazaricos y con otro al Ríos O Freixo, en Outes, situados ya entre los mejores de Galicia. También ha distinguido con un Solete a otros 16 establecimientos, el cuádruple que el año pasado. Este distintivo se dirige a locales que, sin estar considerados como de alta cocina, destacan por su esencia, producto, servicio o personalidad

Boiro. La guía reconoce al mesón Abadía de San Enrique del que destaca su «popularidad a lo largo de todo el año, resultando especialmente agradable durante el verano, cuando se puede disfrutar de sus especialidades de parrilla en el jardín o en las mesas a la sombra de las parras».

Carnota. Con vistas a la playa de O Ancoradoiro, la taberna El Ariete —su nombre se debe a un destructor de la armada que encalló frente a la costa carnotana— ha sorprendido a los inspectores de la Guía Repsol por su propuesta de «picoteo sencillo», en el que destacan la empanada o los molletes de pulpo con queso de Arzúa.

Muros. Al pie del arenal del mismo nombre está el restaurante Ancoradoiro, lugar ideal según la guía para «tomarse una buena mariscada y pescado fresco, especialmente la merluza».

Noia. Tres restaurantes noieses reciben un Solete en la presente edición. Son O Senra, en pleno casco antiguo y especializado en empanadas de maíz con zamburiñas o berberechos; A Taberna do Lelo —elogian su empanada de zamburiñas, la vinagreta de langostinos o el solomillo en salsa de champiñones— y la Pesquería del Tambre. De este último establecimiento se reconoce su menú, basado en una cocina sencilla, rica y sana y el entorno natural privilegiado en el que se ubica este singular establecimiento.

Outes. Un histórico de la comarca —funciona desde 1950— como el restaurante Casa Peto, en Cruceiro de Roo, tampoco podía faltar entre los reconocimientos. Se destaca su comida tradicional, trabajada en cocina de leña. Pescados, mariscos o empanadas de maíz de berberechos con concha son sus especialidades

A Pobra. A de Rosa, Bar Nuevo y Nojira son los tres establecimientos reconocidos con un Solete. Del primero se destaca su «comida gallega casera, con elaboraciones siempre correctas y un precio coherente, siendo sus especialidades la carne asada y la raya a la gallega». Del Bar Nuevo, que es una taberna marinera con medio siglo largo de historia que se ha labrado una merecida fama con su bocadillo de pulpo y queso San Simón da Costa. Su propuesta novedosa es lo que diferencia al Nojira, con platos como el bonito del norte marinado o revuelto de bacalao al ajoarriero en wonton crujiente.

Porto do Son. Con cuatro establecimientos reconocidos, es el municipio con mayor presencia en la guía de este año. Son O Chinto —los autores no dudan en calificar su pulpo á feira como uno de los mejores de Galicia—; A Casa do Tella e Rosalía —resaltan sus buenos pescados, carnes a la brasa y postres caseros—; As Furnas, donde invitan a pedir el bocadillo de pulpo, y el Universal, que tiene en la empanada de guiso de calamares y el flan de café sus platos estrella.

Ribeira. El Bar do Porto, en Corrubedo, y A Barbecho, en Palmeira, son las propuestas ribeirenses que reciben un Solete 2024. Del primero no solo se destaca la soberbia rehabilitación del establecimiento realizada por el prestigioso arquitecto David Chipperfield, sino también «un buen servicio con cocina gallega tradicional muy bien lograda en forma de ensalada, rabas o pulpo». Precisamente, la «cocina gallega fusionada» es lo que se elogia del local A Barbecho, con platos como la gyoza de centolla, el tataki de atún o el tiradito de navajas.