Rianxo acoge a un Rotogal en el exilio para afrontar un duro partido contra el Soria

La Voz RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

Imagen del encuentro entre Rotogal Boiro y Gijón.
Imagen del encuentro entre Rotogal Boiro y Gijón. MARCOS CREO

Renato Mendes no podrá jugar por lesión, Alan Davila tiene muy difícil llegar al encuentro y Martín Casais aún no está en las mejores condiciones

16 feb 2024 . Actualizado a las 19:18 h.

El Rotogal Boiro afronta una nueva jornada no exenta de contratiempos, como viene siendo habitual esta temporada. En esta ocasión, a los problemas físicos de varios jugadores se añade que los boirenses actuarán como locales pero no en A Cachada.

El partido contra el Soria de este sábado, que comenzará a las 17.00 horas, se disputará en el pabellón José Manuel Abuín de Rianxo, ya que en el polideportivo boirense está todo dispuesto para que los vecinos vayan a votar mañana con motivo de las elecciones autonómicas. De hecho, mesas y cabinas llevan colocadas desde el jueves y los barbanzanos ya se vieron obligados a entrenar en Lousame.

Chicho Alves, técnico del Rotogal, reconoce que esta circunstancia «condiciona. Al final jugamos los dos fuera de casa, aunque sí que es cierto que ellos tienen que hacer el viaje». Renato Mendes sigue siendo baja por una fisura en un dedo, mientras que Alan Davila tiene muy complicado jugar y Martín Casais continua sin estar en condiciones óptimas.

Muy serios

«Llegamos después de un partido muy serio la pasada jornada. A pesar de todas las dificultades que estamos teniendo, los jugadores hicieron el mejor encuentro en el escenario más difícil posible», señala Alves.

Eso es lo que espera repetir el entrenador ante un Soria que, aunque es el colista de la categoría, «es un equipo que pelea mucho y que ya en la ida nos lo puso muy difícil, incluso nos ganó 3-2».

Todo parece en contra para los boirenses, pero ya han demostrado que en los momentos difíciles son capaces de sacar su mejor versión.