María Ángeles Gómez Gómez, nieta, hija y madre de transportistas que lo dio todo por cuidar a su familia

REDACCIÓN RIBEIRA

BARBANZA

María Ángeles Gómez, cuarta por la izqueirda, posando con su familia en la comunión de la pequeña Alejandra
María Ángeles Gómez, cuarta por la izqueirda, posando con su familia en la comunión de la pequeña Alejandra cedida

La rianxeira fue dueña de la librería Tubío durante 20 años

28 nov 2023 . Actualizado a las 15:56 h.

Este pasado lunes Taragoña perdió a una de sus vecinas más queridas, María Ángeles Gómez Gómez, también conocida como Maruja de Muíños, una mujer a la que sus más allegados definen como cariñosa, fuerte y luchadora.

La rianxeira pertenecía a una larga estirpe de transportistas que empezó con su abuelo, Manuel Gómez Mayán, que en el año 1931 montó Autocares Muíños, una empresa en la que acabarían trabajando también sus descendientes, incluidos sus nietos, César Tubío, actual gerente del negocio, su hermano, José Manuel, dueño de Autocares Barbantia y el tercero, Carlos, dedicado al mundo de los camiones.

La madre de los tres emprendedores dedicó buena parte de su vida a atender amorosamente de sus pequeños así como a sus familiares de más edad, que necesitaban asistencia en su vida diaria. Más tarde, allá por los años 80, llegó su momento de lanzarse a la piscina y abrir una librería en Campo dos Pazos.

El establecimiento, bautizado con el apellido de su marido y sus hijos, Tubío, estuvo en activo veinte años, hasta que la salud de algunos miembros de la familia empezó a empeorar, lo que hizo que Gómez dejase de lado su negocio para poder dedicarse de nuevo a los cuidados. Su sentido de la responsabilidad y el enorme cariño que profesaba a sus hijos la llevaron a colaborar durante más de 10 años en Autocares Muíños como acompañante de los más pequeños.

Muestras de cariño

Esta buena relación con los niños de la parroquia se ha traducido estos días en las enormes muestras de apego recibidas por familiares y amigos de la rianxeira, a la que le llegan ramos y coronas de flores de muchos de aquellos muchachos a los que tantas horas había dedicado.

Sobre su madre, César Tubío destaca que era un mujer muy luchadora y fuerte y que, fruto de su trabajo de cara al público, se había ganado el cariño de muchos de los vecinos de la zona: «Fáiseme complicado expresar con palabras como era, era unha muller moi apreciada na nosa parroquia». El funeral se celebrará este martes a las 16.30 horas en la iglesia del Divino Salvador de Taragoña.