La vivienda se agota en Barbanza

Marta Gómez Regenjo
Marta Gómez RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

CARMELA QUEIJEIRO

Las inmobiliarias buscan pisos para alquiler, mientras que la falta de oferta tira de los precios e incrementa la demanda para la compra

13 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El problema de la falta de vivienda, especialmente para alquiler como residencia habitual, es un problema que en grandes urbes y ciudades como Santiago —donde la oferta de vivienda turística multiplica por diez la del arrendamiento de larga duración— está comenzando a adquirir tintes dramáticos, y aunque en Barbanza la situación no es tan grave, los profesionales del sector avisan de que se está convirtiendo en un hándicap importante. Prácticamente no hay inmuebles para alquilar, y tras años de parón en la construcción, tampoco sobran los pisos a la venta de nueva construcción, lo que conduce a una conclusión: la vivienda se agota en Barbanza.

Con todo, el stock de inmuebles de segunda mano en venta sigue siendo elevado, pero no puede decirse lo mismo de la vivienda en alquiler. Tanto es así, que las agencias inmobiliarias cuelgan en sus escaparates carteles de «se buscan pisos en alquiler» con la esperanza de captar propietarios dispuestos a arrendar los suyos, y aunque alguno entra en el mercado, rápidamente encuentran inquilino. «Hai ocasións nas que no mesmo día que publicamos o anuncio temos que quitalo porque recibimos un aluvión de chamadas, e en dous ou tres días saen», explicaba Fernando Casas desde Boiro. Y eso que, añade, en el caso de Barbanza, o al menos eso es lo que ellos perciben, se ha dado una tendencia a la inversa que en otros lugares, como puede ser Santiago: «Coa pandemia, pisos que antes se alugaban por tempada escolar ou no verán pasaron a todo o ano, pero todo o que entra absórbese rapidamente».

Esto provoca que encontrar vivienda en alquiler en un momento en el que la demanda no para de crecer se convierta en una tarea muy complicada: «Aquí tardou un pouco máis en chegar que a outras zonas, pero empeza a ser un problema serio».