El desempleo sube en Barbanza pero se mantiene en niveles inferiores a antes del covid

Marta Gómez Regenjo
Marta Gómez RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

CARMELA QUEIJEIRO

Un total de 5.385 personas están inscritas como desocupadas

04 may 2022 . Actualizado a las 20:02 h.

No son pocas las ocasiones en las que la comarca va a contracorriente con respecto al resto del territorio gallego, aunque no siempre es para bien. Esta vez Barbanza se sale de la tendencia generalizada y los datos del paro arrojan un mal resultado al constatarse un incremento en las cifras de desempleados. El fin de la Semana Santa y de campañas marisqueras como la de Noia previsiblemente han tenido un peso específico en unas estadísticas que, pese a todo, tienen también una lectura positiva.

Según el informe sobre el paro registrado hecho público por la Consellería de Emprego e Igualdade, en los 11 municipios barbanzanos hay 5.385 personas inscritas como demandantes de empleo. Son 52 más que el mes anterior, pero la cifra total sigue mejorando con mucho la que se registraba hace un año (5.801) y, sobre todo, la de los ejercicios previos a la irrupción de la pandemia de coronavirus. En el 2019 había casi 6.000 vecinos en situación de desempleo, 610 más que en la actualidad, lo que evidencia que, al menos en cuanto a generación de puestos de trabajo, la comarca está superando la crisis derivada del covid.

Evolución desigual

En cuanto a la situación con respecto a marzo, la evolución del número de desocupados es desigual. De hecho, en siete municipios de la zona hay menos personas buscando trabajo que hace un mes: A Pobra, Ribeira, Carnota, Muros, Outes, Porto do Son y Mazaricos.

Sin embargo, en la balanza tienen más peso los puestos de trabajo perdidos en los cuatro ayuntamientos en los que crece el paro, con Noia y Boiro, que suman 35 y 33 desempleados, respectivamente, a la cabeza.

Por sectores, la mayor destrucción de empleo se encuentra en el ámbito de los servicios, en el que figuran inscritas como demandantes 3.672 personas tras sumar 36 más en el último mes. También sube el paro en el sector primario. Una treintena de barbanzanos se han incorporado a la lista de desocupados en agricultura y pesca, hasta alcanzar los 318. Aunque mínimamente, también crecen los parados en la construcción, mientras que la única rama de actividad que logró generar empleo en el último mes fue la industria. El principal motor económico barbanzano sacó de las oficinas del Servizo Galego de Emprego a una veintena de personas.

«É moi positivo traballar con xente, aprendes moitas cousas»

Aunque son minoría, en la comarca hay 323 personas que están esperando su primera oportunidad para acceder al mercado laboral. Del total de parados que hay en Barbanza, 255 son menores de 25 años de años. De esas estadísticas ha logrado escapar Laura Ouviña estrenándose como asalariada. Lo ha hecho en el ramo de la hostelería, algo con lo que no contaba, aunque es un trabajo temporal porque tiene clara su vocación como profesora de educación infantil.

Su objetivo es aprobar las oposiciones que está preparando, pero su trabajo en el bar Cuatro Caminos de Taragoña le está aportando mucho más de lo que ella esperaba y está resultando una experiencia muy satisfactoria: «Eu era moi tímida ata que empecei a traballar aquí, é moi positivo traballar con xente, aprendes moitas cousas». Cuenta que, al principio, le costó un poco por su falta de experiencia en el sector, pero ha tenido mucha ayuda: «Os meus xefes tiveron moita paciencia comigo, e os clientes tamén, pero moi ben, vén sendo coma unha familia. Este é un bar de aldea e a clientela é fixa, ata me están axudando coa programación didáctica! Estamos aí cóbado con cóbado, sempre me están preguntando como vou coa oposición».

Trabaja por las mañanas y, tras descansar por la tarde, dedica el resto del tiempo a prepararse para las pruebas que confía que le abrirán las puertas de las aulas: «Lévoo preparado, pero non tanto como me gustaría, sobre todo os temas. Pero son optimista. Os mestres temos a oportunidade de que haxa oposicións cada ano, así que, se non é este, para o ano volverei intentalo». Dedicación y ganas para conseguirlo no le faltan: «Cando fixen as prácticas da carreira foi a mellor etapa da miña vida».