El sector hotelero de Barbanza teme otro verano en blanco ante el goteo de cancelaciones

Ana Gerpe Varela
A. gerpe RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

CARMELA QUEIJEIRO

Algunos clientes especifican que el repunte de contagios a nivel general motiva su decisión

20 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La quinta ola de covid que afecta al conjunto del territorio español está provocando en alojamientos hoteleros de Barbanza un goteo de cancelaciones que causa una gran inquietud entre los propietarios de negocios. Temen que lo que a principios de julio se presentaba como un buen verano por el elevado volumen de reservas, especialmente a partir de mediados de mes, acabe convirtiéndose en otra temporada en blanco para un sector muy castigado por la crisis sanitaria.

Entre quienes han visto aflorar habitaciones libres donde antes estaban cubiertas figura el dueño de A Morada da Moa de Carnota, Toño González. En su caso, indica que buena parte de las suspensiones corresponden a extranjeros: «Entre os que anularon a súa estancia figuran clientes procedentes de Xapón, Inglaterra e Italia, e tamén uns de Cidade Real». Precisa que tenía agosto lleno «e agora xa hai ocos». Toño González reconoce estar preocupado: «A ver que pasa, porque mentres a situación non se estabilice é moi complicado e non se sabe nunca que vai suceder».

Por su parte, Svetlana Ecenarro, al frente del hotel de O Porto, en Muros, también ha visto como llegaba alguna anulación, entre ellas la de personas que viajaban desde Portugal y que tenían concertada una habitación.

En muchos establecimientos indican que es normal sufrir alguna cancelación en verano, pero precisan que la mayoría comenzaron a llegar a raíz del incremento de casos de coronavirus y el anuncio de nuevas restricciones en varias comunidades autónomas. Apuntan que buena parte de los clientes no suelen especificar cuáles son los motivos de su decisión, aunque no faltan gerentes de diversos negocios que señalan que algunos sí han concretado que se debía a la inestabilidad por el repunte generalizado de casos de covid.

Registro en el Sergas

La propietaria del establecimiento rural Os Muíños, Carmen Ferreirós, explica que los huéspedes tienen que registrarse previamente en la página del Sergas: «Teñen que especificar se están vacinados e o día de entrada e saída. Xa me estiveron chamando persoas que teñen reserva para preguntar. A nosa obrigación é informalos, pero os establecementos non somos responsables de se cumpren ou non».

En un hotel de Noia, que abrió sus puertas a principios de mes tras permanecer cerrado más de un año, subrayan que un par de personas con habitaciones apalabradas detallaron que habían optado por renunciar a la realización del desplazamiento debido a la nueva ola de covid.

Los propietarios de otros negocios emplazados en Boiro y Ribeira también afirman estar sufriendo algunas bajas. Aunque señalan desconocer la causa que motivó la decisión de los futuros huéspedes, comentan que las fechas en las que se ha producido les invitan a pensar que están directamente relacionadas con los contagios que afectan a buena parte del territorio.

El dueño del hotel Norat Palmeira Playa, José Norat, reconoce: «Estamos muy preocupados por la experiencia que tenemos del pasado. Es posible que de un momento para otro se caiga todo». Explica que «la indecisión ocasiona muchos problemas» y apunta que, por ahora, «las ganas de salir pueden a la incertidumbre y a la indecisión».