Las luminarias del ahorro energético dejan sin fondos las arcas locales de Barbanza

A. Gerpe / Xoán R. Alvite RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

Alvite

O Son y Lousame no recibieron la subvención de las obras acabadas hace más de 18 meses

19 jun 2021 . Actualizado a las 21:50 h.

Buena parte de los ayuntamientos del área de Barbanza se acogieron sin dudarlo al plan de ayudas para la sustitución de luminarias de vapor de sodio por las led de bajo consumo. El ahorro que implica este cambio para las arcas municipales significa reducir más de la mitad la factura energética anual, a lo que debe añadirse el beneficio medioambiental. Por si las ventajas anteriores fueran insuficientes, el triángulo perfecto es que a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) pueden conseguirse subvenciones para financiar entre el 70 y el 80 % del gasto. Con estas premisas no es de extrañar que las Administraciones locales se apurasen para meter sus proyectos.

Incluso el gobierno en minoría de Carnota, por ejemplo, llevó tres veces el asunto a pleno hasta que consiguió verlo aprobado. Sin embargo, los concellos más adelantados en este proceso de reemplazo de luminarias a través de los fondos IDAE procedentes de Europa, como Porto do Son y Lousame, acaban de toparse con una desagradable sorpresa: el retraso en el pago. La demora por parte del ministerio en realizar el abono una vez justificado el gasto supera el año y medio, lo que constituye un auténtico problema porque deja sin fondos las arcas municipales. Dependiendo de los ahorros existentes, puede verse comprometida la estabilidad presupuestaria que desde Madrid exigen cumplir a los ayuntamientos.

Esto se debe a que las entidades locales deben adelantar sumas importantes de dinero, que oscilan entre los 700.000 o los 900.000 euros. Si la subvención tarda en recibirse, las finanzas locales quedan comprometidas.