El covid se lleva a Francisco Romero, uno de los organizadores del San Roquiño de Tállara

BARBANZA

Un hermano suyo también falleció víctima del coronavirus hace cuatro meses

04 jun 2021 . Actualizado a las 14:10 h.

El covid se ha llevado a uno de los pilares de la comisión de fiestas del San Roquiño de Tállara, en Lousame. Junto con José Manuel Abeijón Regueira, Francisco Romero Martínez era el encargado de organizar los actos del lunes, jornada que desde hace años tiene en cartel a las mismas orquestas: Satélites y Los Españoles. Ambos se repartían la ardua labor de pedir donativos puerta a puerta y también las gestiones relativas a la contratación. Los dos disfrutaban, como el resto de vecinos, de las sonadas verbenas de la localidad: «Gustáballe moito bailar e xa empezaba ao mediodía quentando motores», recuerda su compañero de batallas.

Francisco Romero no logró ganarle la batalla al coronavirus, pese a contar con la primera dosis de la vacuna. Pocos días después de recibirla, ingresó en el Clínico compostelano, donde falleció. Su marcha deja un hueco enorme en Tállara, y no solo en la comisión encargada de organizar las fiestas, pues todos lo recordarán por estar siempre dispuesto a ayudar y a compartir un vino y unos cuentos.

El vacío en el seno del equipo promotor de los festejos de la localidad es doble, puesto que hace solo cuatro meses fallecía, también debido a los efectos del covid, un hermano de Francisco Romero, Manolo, que también estaba involucrado en la organización de unas celebraciones únicas en Galicia, en las que seis vecinos, con sus colaboradores, rivalizan por organizar la verbena más exitosa.

Francisco Romero será enterrado mañana, a las 16.45 horas, en Tállara.