El sueño del boirense Jesús Alonso Fernández

Ramón Ares Noal
Moncho Ares BARLOVENTO

BARBANZA

MARCOS CREO

16 may 2021 . Actualizado a las 11:48 h.

Los vi con el telón de fondo de la oscura columna de humo negro. El escenario era fúnebre, de silencio y congoja, muy distinto al de las fiestas navideñas, llenas de bullicio y alegría. Pero eran los mismos ojos brillantes y la piel de gallina. A pesar de que se trataba de escenarios opuestos, convergían en un festival de sensaciones enfrentadas: desgracia y felicidad, preocupación y esperanza, ojeadas que buscan explicación y miradas cómplices.

El infausto 8 de mayo del 2021, día en el que un incendio amenazó con reducir a cenizas el sueño hecho realidad por el boirense Jesús Alonso Fernández, se propagaron por las redes miles de misivas con el mensaje común «todos somos Jealsa», frase cierta que engloba una realidad que ha sido refrendada a lo largo de toda la semana con la visita de los máximos representantes políticos de Galicia y las adhesiones de todos los colores, sin excepción.

En pleno suceso, las miradas de la calle se dirigían al otro lado del monte de Vista Alegre, y las reacciones eran de sorpresa, preocupación y tristeza, influidas sin duda por episodios anteriores de triste recuerdo, pero de posterior ejemplo de recuperación. Ni el viento cómplice consolaba a todo un pueblo en vilo, que en la amargura incendiaria se preguntaba por el futuro inmediato, económico y social, lo que no hacía más que refrendar lo acertado de la frase «todos somos Jealsa», o «Jealsa somos todos».