Un pazo en Outes y 120.000 metros cuadrados de jardines que invitan a perderse

M. X. Blanco RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

El edificio está abierto a celebraciones, alquileres para grupos y visitas guiadas

04 may 2021 . Actualizado a las 10:25 h.

A orillas del río Tambre, semiescondido entre los árboles de Loureiro, en el territorio de Outes, se erige el Pazo do Tambre, un majestuoso edificio que se abre al disfrute de los turistas de tres formas distintas: dando cabida a todo tipo de celebraciones, mediante el alquiler completo y en un programa de visitas guiadas que permite tanto adentrarse en el inmueble como perderse en los 120.000 metros cuadrados de jardines que lo rodean. Estos recorridos, que tienen lugar los jueves por la tarde con reserva previa, hacen posible también conocer la historia de esta singular construcción.

Fue una pareja formada por Pilar, una marquesa portuguesa, y Martínez, la que compró las tierras en 1898. El nombre de ella y el primer apellido de él son los únicos datos que figuran en los documentos que se conservan sobre aquella época. Sí se sabe que las obras de construcción arrancaron en 1918, bajo la dirección del arquitecto Antonio Palacios, autor de otros diseños importantes como el de la central del Tambre o el del balneario de Mondariz. Ambos residieron en el pazo hasta su muerte, tras la cual fue puesto a la venta por sus herederos.

En 1980 entra en escena Juan Manuel Buezo, el artífice de uno de los principales atractivos del conjunto, unos enormes jardines con tres puntos claves: un lago, una isla a la que se accede a través de un puente y un embarcadero. De su mano tienen lugar también importantes cambios en el pazo, como la creación de dos salones a partir de las viejas caballerizas y porquerizas. Esta transformación propicia que en 1995 pase de ser una casa señorial a un local de eventos.