Una comarca para disfrutarla

«Mientras que planeábamos viajes a Madrid, Cancún o Grecia, durante este interminable año hemos podido conocer mejor Barbanza y Galicia»


La vida frenética del siglo XXI tiene sus problemas. Cuando conduces a toda velocidad, es complicado detenerse en los detalles. Aunque estos normalmente sean la diferencia entre el aprobado raspado y la matrícula de honor. La pandemia ha obligado a echar el freno y también nos ha ayudado a descubrir que, aunque circular a 250 kilómetros por hora no es bueno, detenernos trae más problemas que soluciones. Más cuando vivimos en un país que necesita que lo visite el resto del mundo para que la rueda gire. El sector servicios, tan denostado por algunos de nuestros políticos, es un pilar fundamental de la economía española. Quien sigue pisoteándolo y denigrándolo vive de espaldas al mundo real. No conoce el suelo que pisa. Ni a su gente.

Si algo positivo han traído estas restricciones y limitaciones de movimiento es que nos han permitido conocernos mejor a nosotros mismos. Mientras que antes planeábamos viajes a Madrid, Cancún o Grecia, durante este interminable año hemos podido conocer mejor Barbanza y Galicia. Y lo cierto es que merece la pena. La lista de lugares a visitar es interminable, y también el listado de lugares en los que comer. Como dijo un famoso escritor hace unos cuantos años, Galicia se disfruta saboreándola. Nuestra gastronomía enamora.

Quizás nos falte vendernos mejor, o nos sobren días de lluvia y viento, pero el potencial de Barbanza es de sobra conocido. Lo más interesante es que los que somos vecinos de esta tierra la disfrutemos, porque no hay mejor márketing que el boca a boca. Y no hay mejor manera de vender un ‘producto' que sabiendo que es el mejor posible.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una comarca para disfrutarla