¿Qué convierte la senda noiesa del Tambre en una trampa mortal?

Un vecino de Santiago esquivó la muerte en el mismo punto en el que hace un mes perdía la vida María José Arufe


ribeira / la voz

Cuando solo habían pasado cuatro semanas del fallecimiento de la noiesa María José Arufe tras resbalar mientras caminaba a orillas del Tambre y caía por un barranco de unos nueve metros, este punto considerado negro desde hace tiempo por los equipos de emergencias volvía a ser escenario el sábado de un nuevo y grave accidente. La misma piedra, el mismo desnivel, pero por fortuna, distinto desenlace. La víctima, un vecino de Santiago, conseguía en esta ocasión esquivar a la muerte, dejando en el aire una pregunta: ¿Qué convierte este lugar conocido como la Devesa de Nimo en una trampa?

Javier Lorenzo, del grupo de emergencias de Noia, participó en estos dos rescates y en otros que se registraron en la zona con antelación. Él tiene claros los motivos de la peligrosidad de este tramo: «O primeiro e máis importante é que non se trata dunha senda acondicionada para camiñar. A ruta que está preparada e sinalizada remata antes, pero a xente segue, porque é unha zona tranquila e bonita». Añade que el punto justo de los accidentes es muy sombrío, lo que provoca que durante el invierno surja un resbaladizo verdín que hasta bien entrado el verano no suele desaparecer. Todo ello, sumado a la proximidad del recorrido que usan los visitantes con un gran desnivel, convierte este camino en lo que el profesional califica de «perigosa trampa».

Javier Lorenzo tiene claro que fueron la fortuna que tuvo en la caída y el bajo caudal del río debido a la ausencia de lluvias durante las últimas jornadas los que salvaron la vida al compostelano: «Primeiro caeu de costas e despois golpeouse a cabeza, probablemente polo lado da cara. Se o primeiro impacto fora coa zona cranial case seguro que non o contaba. Tamén lle axudou non acabar coa cara dentro dunha poza, como lle ocorrera a María José Arufe, porque nesta ocasión había menos auga».

Un rescate de tres horas

La suerte también fue una aliada para el amplio dispositivo de rescate que se montó, según explica Lorenzo, a la que sumaron la experiencia adquirida en el suceso ocurrido el mes pasado y el reciente cambio de hora, que propició más tiempo de luz. Aún así, fue un operativo que se complicó por la imposibilidad de que un helicóptero accediera al lugar.

Junto al GES de Noia participaron el de Brión, bomberos de Boiro y agentes de la Guardia Civil. En total, fueron ocho las personas que portearon al herido desde el fondo del barranco hasta el lugar en el que esperaba la ambulancia, junto a un refugio de pescadores, operación que se prolongó durante tres horas, y en la que colaboraron varios particulares que se concentraron en el lugar. «Pode que sexa difícil de imaxinar, pero é un lugar complicadísimo, un desnivel no que hai que ir sorteando pedras e árbores cunha persoa que foi inmobilizada e tratada coma un lesionado medular polo golpe nas costas».

Para Javier Lorenzo es fundamental evitar futuros accidentes, algo que para el alcalde de Noia, Santiago Freire, pasa porque la gente entienda que el tramo en cuestión no es una ruta habilitada para el senderismo: «Aqueles que transitan por zonas deste tipo, con importantes desniveis ou que non reúnen as condicións de seguridade, teñen que extremar as precaucións e evitar riscos innecesarios». Sobre la posibilidad de prohibir el paso, el regidor considera que es inviable, puesto que se trata de una zona de servidumbre empleada tradicionalmente por los pescadores. Sí apuntó que el Concello reforzará la señalización para alertar de la peligrosidad que entraña este tramo.

Rescatan a un hombre que se cayó por un terraplén de ocho metros al río Tambre en Noia

Ana Lorenzo
El personal de emergencias tuvo que portear al herido
El personal de emergencias tuvo que portear al herido

Hace un mes falleció una mujer al sufrir un accidente similar en ese mismo punto

Cuatro semanas después de que una mujer perdiera la vida tras caerse por un precipicio de ocho metros al río Tambre, esta tarde se repitió el mismo suceso, pero esta vez el protagonista tuvo mejor fortuna. Pasadas las seis y media de la tarde, los servicios de emergencia recibían una llamada de que un hombre de 36 años había resbalado y caído por un terraplén, en una zona situada a un kilómetro del conocido como refugio del pescador.

Aunque no perdió la consciencia, el herido recibió un fuerte impacto en la cara y se quejaba de un gran dolor en la espalda. Hasta el lugar se desplazaron los bomberos de Boiro, Protección Civil de Noia, GES de Brión y Guardia Civil y, aunque en un primer momento se solicitó la presencia de un helicóptero, fue imposible que aterrizara en la zona.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

¿Qué convierte la senda noiesa del Tambre en una trampa mortal?