El mal uso de la mascarilla lidera el ránking de multas covid en Barbanza

Fumar sin guardar las distancias y saltarse el toque de queda son otros motivos habituales de denuncia

En esta desescalada se ha incrementado la vigilancia en la hostelería
En esta desescalada se ha incrementado la vigilancia en la hostelería

Ribeira / la voz

Aunque ya hace más de un año que comenzó la pandemia y las restricciones para intentar frenar el avance del virus son ya el pan de cada día, sigue habiendo quien no parece interiorizar unas medidas que son obligatorias, por mucho que alguien pueda discrepar. La mascarilla es un elemento de protección indispensable y, a pesar de ello, la mayoría de sanciones que ponen las policías locales de Barbanza tienen que ver con no utilizarla o hacerlo de forma incorrecta. «O 80 % ou más das multas son por este motivo», confirma Raúl Frieiro, jefe de la Policía Local de Rianxo.

También José Manuel Bretal, su homólogo en Ribeira, destaca esta causa como las que más denuncias genera, y añade fumar en la vía pública sin guardar la correspondiente distancia de seguridad. Eso sí, reconoce que «nótase unha melloría no comportamento da xente».

En Boiro, mientras el concello estuvo bajo las máximas restricciones, entre el 4 de diciembre y el 27 de febrero, los agentes locales efectuaron 114 denuncias. La mascarilla fue protagonista en treinta de ellas, pero resulta curioso que le siguió de cerca infringir el toque de queda. El incumplimiento de esta norma supuso 26 sanciones. Una vez comenzó la desescalada, las multas relacionadas con la mascarilla y fumar en la calle se han equiparado, mientras que se redujeron de forma muy considerable las que tienen que ver con abandonar la vivienda sin motivo justificado entre las diez de la noche y las seis de la mañana.

Por el contrario, se incrementaron notablemente las denuncias por reunirse más no convivientes de los permitidos, así como por beber o comer en la vía pública sin guardar la correspondiente distancia de seguridad.

En algunos municipios las policías locales están escasas de efectivos y eso provoca que las tareas de vigilancia del cumplimiento de las medidas anticovid no puedan ser tan exhaustivas. Es el caso de A Pobra, donde los profesionales focalizan sus esfuerzos en controlar el uso de la mascarilla.

En esta cuestión también se incide en Muros: «Intentamos facerlle entender á xente que a máscara só pode retirarse para consumir e logo hai que volver a poñela. Antes de sancionar damos un tempo para ver como actúan as persoas. Algunhas fanse as despistadas e cando vamos cara elas a colocan ben, pero nós xa levamos un anaco vendo como estaban actuando».

Sin fiestas multitudinarias

Hasta el momento, en Barbanza no se ha detectado ninguna fiesta multitudinaria, algo que celebran los sanitarios. Como explica José Manuel Bretal, «cando pechou a hostalaría houbo chamadas por reunións de non convivintes. Agora non hai máis que antes, non se constatou un repunte nesta desescalada. Pero non é para nada algo esaxerado nin hai festas multitudinarias».

El jefe de la policía de la capital barbanzana señala que «recibimos avisos de que hai adolescentes que fan pequenos botellóns. Cando chegamos ao punto xa saen correndo e, como deixan os restos, sempre pode deducirse que son grupos formados por poucos rapaces».

En Carnota, los agentes, con la ayuda de la Guardia Civil, disolvieron en el mes de febrero una fiesta de cumpleaños que se estaba celebrando en un piso con cinco personas no convivientes en su interior. El pasado mes de marzo también tuvieron que actuar en la playa de Mar de Lira porque otros cinco jóvenes estaban bebiendo en el arenal y pretendían pasar allí la noche.

Las policías locales señalan que en general hay buen comportamiento

Las policías locales barbanzanas constatan que el comportamiento de los vecinos ha ido mejorando con el paso del tiempo. Mientras estuvieron activos los cierres perimetrales, acceder o abandonar los municipios sin causas justificadas fueron las sanciones más habituales.

Como señala el jefe de la Policía Local de Rianxo, además, «o máis frecuente era que as multas foran para xente que quería entrar na localidade». Raúl Frieiro se muestra orgulloso de la actitud de los rianxeiros: «É unha satisfacción ver que a veciñanza está colaborando. Nós facemos unha labor preventiva, insistimos no tema e a xente cumpre».

La misma percepción tienen en Muros, donde «o comportamento das persoas na vía pública é bastante bo. Non se detectan moitas infraccións», afirman desde la Policía Local muradana. Incluso los fines de semana, cuando la llegada de visitantes a la localidad es más que notable.

Las restricciones de movimiento entre concellos dieron mucho trabajo a los policías de Carnota cuando estuvieron activos. En un fin de semana llegaron a sancionar a casi setenta personas por saltarse el cierre perimetral a principios de marzo, cuando el área sanitaria de A Coruña y Cee estaba cerrada. Esta Semana Santa reforzaron el servicio para detectar si había turistas llegados de fuera de Galicia.

Aprobado para la hostelería a pesar de que se registran incumplimientos

Bares y restaurantes han sido y siguen siendo considerados lugares en los que se pueden dar circunstancias que favorezcan la transmisión del virus. Por ello se ha restringido su actividad y a día de hoy no pueden desarrollarla con normalidad. En el inicio de esta última desescalada se han aplicado nuevas medidas en el sector y se ha reforzado la vigilancia, algo que parece estar funcionando.

Aun así, hay sanciones, como en el caso de Noia, donde la Policía Local levantó actas en dos locales por incumplimiento de aforos y permitir consumir en la barra. Pero eso no empaña el buen hacer general de la hostelería noiesa. También desde Ribeira destacan que «as multas relacionadas coas normas na hostalaría son escasísimas. Percíbese un mellor comportamento, tamén supoño que por haber patrullas específicas que se dedican a vixiar iso».

Por su parte, en Rianxo señalan que se detectaron pequeños errores durante el inicio de la desescalada que «se foron corrixindo», y que ahora los profesionales del sector rianxeiros están cumpliendo. Es cierto que lo habitual en todos los concellos es ver las mesas marcadas que no se pueden utilizar, los carteles de aforo con el código QR, que los clientes a penas usa, y todas las medidas. Otra cosa es que también son visibles ciertos comportamientos en algunos clientes que no cumplen la normativa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El mal uso de la mascarilla lidera el ránking de multas covid en Barbanza