Al Noia le sobró un jugador para enviar al Dubra a la lona

BARBANZA

La expulsión de Angelo dio alas al bloque de San Lázaro, que a partir de ahí cuajó sus mejores minutos y cosechó la victoria

01 abr 2021 . Actualizado a las 21:12 h.

El fútbol tiene enigmas que ni Iker Jiménez podría descifrar. O sino que se lo digan a Iván Carril. Su Noia lleva dos encuentros ganados, y en ambos su mejor versión llegó cuando se quedó con un jugador menos sobre el césped. Un sinsentido. Contra el Dubra ocurrió lo mismo. La versión tímida y apática del arranque quedó relegada por la de un equipo que tiró de corneta para avasallar a su rival. Decidieron los dos goles de un Freire en plena racha y el 1-3 de Anxo, que hizo bueno un pase en profundidad para finiquitar el encuentro.

Si se escribiera que el duelo fue una oda al deporte rey, quizás se estaría faltando a la verdad. Sobre todo en el primer tiempo, donde el fútbol apareció más bien poco. O nada. La culpa no la tuvieron solo los jugadores ni los planteamientos de sus técnicos. El campo no ayudó lo más mínimo.

Aunque ninguno de los dos equipos brilló, sí se pudo ver un tanto por cada conjunto. El Noia golpeó primero de la mano de Freire. Nando, que regresaba al equipo de San Lázaro, se marchó por banda y cedió al centrocampista que, desde el punto de penalti, encañonó a la escuadra. 0-1.