La mayoría de barbanzanos optan por quedarse en la comarca desde que se inició la nueva desescalada

Francisco Brea
Fran brea RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

marcos creo

Los datos publicados por el Ministerio de Transportes recogen muchos desplazamientos entre concellos limítrofes

07 mar 2021 . Actualizado a las 16:30 h.

Tras tantos meses de cierres perimetrales había ganas de salir del municipio. La desescalada devolvió los coches a las carreteras, los paseos por las playas o la montaña, las comidas en los restaurantes y las reuniones en los bares. En Barbanza se cuenta con todos los ingredientes y, por ello, es probable que la mayoría de los vecinos decidieran quedarse en la comarca cuando se relajaron las restricciones. Así lo demuestran los datos que publica el Ministerio de Transportes a partir del seguimiento de líneas de teléfono móvil.

En lo que respecta a la franja norte de la ría de Arousa, queda claro que se aprovechó para visitar municipios vecinos. Más de 9.000 personas se movieron entre Ribeira y A Pobra el 26 de febrero, primer día de la desescalada, un 26 % más en comparación con la jornada del 29 de enero, último viernes de ese mes. También se rozó esa cifra en el tránsito entre Rianxo y Boiro, un 18 % más que a finales de enero. Un resultado similar se obtuvo en la conexión Muros-Porto do Son.

Resulta curioso el dato más alto de desplazamientos que tiene a Noia como protagonista, ya que fueron 5.436 personas las que el 26 de febrero viajaron entre la localidad y Dodro. Además, hay que tener en cuenta que este municipio y Noia se encontraban en un nivel de restricciones diferente, por lo que la movilidad entre ambos no estaba permitida. También hubo un número considerable de viajes entre Noia y Outes y la villa noiesa y Porto do Son.

Otros incumplimientos

La Policía Local de Carnota puso unas cuantas multas durante el primer fin de semana de la desescalada al detectar personas que llegaban de municipios de, principalmente, del área sanitaria de A Coruña, que está cerrada perimetralmente. Llama la atención que una de las localidades que más conexión tuvo con el concello carnotano fue Fisterra, pero en la lista también aparecen Cee, Dumbría y Vimianzo, todos ellos con más de un millar de desplazamientos.

Estos no fueron las únicas irregularidades que se cometieron. Los datos recogidos por el Ministerio de Transportes demuestran que hubo gente que hizo caso omiso de las normas y viajó de Barbanza a, por ejemplo, concellos de la franja sur de Arousa como Vilagarcía, Vilanova, O Grove y Cambados. Y viceversa, desde allí también hubo quien se movió a territorio barbanzano.

En mucha menor medida, pero de lo que también hay constancia, es que hubo flujo de personas entre A Coruña y Boiro o A Pobra y Pontevedra, por ejemplo. No hay que bajar la guardia, ya que una situación más favorable puede torcerse en cualquier momento, basta con ver el aumento de las restricciones que se establecieron en Porto do Son.

Barbanza fue uno de los destinos favoritos para los residentes de Santiago

Los que viven en el interior de la comunidad está claro que echaban de menos el mar. No cabe lugar a duda cuando los datos publicados por el Ministerio de Transportes certifican que el principal incremento en el número de viajes en comparación con el último viernes de enero se produjo entre Santiago y Porto do Son. Fueron un 276,4 % más, lo que hace entender que en el concello sonense se comparara el pasado fin de semana con agosto por la cantidad de foráneos que había en sus calles. Incluso desde algunos locales hosteleros afirmaron que se vieron desbordados por el trabajo. Pero también destaca el aumento de desplazamientos entre la capital de Galicia y Boiro, ya que hubo 86,8 % más. Es cierto que no todos se deben a santiagueses que decidieron disfrutar de los encantos de la comarca barbanzana, sino que vecinos de la zona también optaron por desplazarse a Compostela para pasear, ir de compras o a ver a familiares o amigos.