El lirense que busca el talento en el fútbol inglés

Álvaro Sevilla Gómez
Álvaro Sevilla RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

Dejó su cargo de ejecutivo en Shell para perseguir un sueño y convertirse en agente en el Reino Unido

28 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

¿Qué tiene el fútbol que agita los corazones de millones de personas alrededor del planeta? Desde el niño que sueña en el patio del recreo con llegar a marcar en la final de Champions, al hombre que lleva de la mano a su nieto al estadio o el adolescente que lo sacrifica todo para convertirse en profesional. Pero esa pregunta también podría hacérsele a Juan Carlos Cambeiro (Londres, 1986). ¿El motivo? Que no son muchos los que dejarían un cargo como ejecutivo en la petrolera Shell para lanzarse a la aventura como representante de futbolista. Pero la pasión es así. O se tiene, o no se puede explicar.

Aunque nacido en la capital de Inglaterra, lleva Carnota en su corazón. «Miña nai é de Lira e meu pai do Ézaro. Emigraron aquí moitísimos anos antes de que eu nacera. Logo volvemos a Lira, pero terminamos regresando a Inglaterra». Formado en el colegio español Vicente Cañada Blanch, Cambeiro cursó en la Universidad Queen Mary la carrera de Administración de Empresas, que lo llevó a entrar en Shell: «Estaba no mundo das finanzas. Tiña equipos de traballo en todas as partes do mundo. Estiven en India, traballei con xente de Dubái, Singapur. Encantoume esa experiencia. Pero cando o tren pasa unha vez non o podes deixar escapar».

Él es futbolero de cuna: «Xoguei en varios equipos de Inglaterra, pero nunca cheguei a nivel profesional. Si ao nivel máis alto de semiprofesional. Sempre souben que quería ligar a miña vida ao mundo do fútbol». La casualidad quiso que conociera a Quique de Lucas, exfutbolista de equipos como Chelsea, Celta o Espanyol. Esa puerta se la abrió el Deportivo Galicia, equipo formado en Londres por emigrantes españoles en el que Cambeiro estaba implicado: «Estivemos en A Coruña e Vigo dándolle publicidade. Coñecín a Quique alí e fomos comer xuntos. Houbo unha conexión dende o minuto un».