La hostelería de Barbanza grita basta y exige un plan de rescate

Los profesionales se concentraron en Ribeira, Rianxo, Outes y A Pobra para denunciar «a gravísima situación» que está viviendo el sector por las restricciones

L. Martelo
Ribeira / la voz

«Está a suceder algo que non pasara nunca antes. Hoxe, a hostalaría de toda Galicia, unida, di basta». Así comienza el manifiesto común que se leyó en todas las concentraciones que el sector efectuó en diferentes puntos de la geografía gallega y, por supuesto, de Barbanza. Ribeira, A Pobra, Outes y Rianxo fueron los puntos donde se realizaron las protestas. En la localidad outiense se dieron cita profesionales del municipio, de Muros y de Noia, mientras que en la rianxeira plaza de Castelao se unieron de Rianxo y Boiro.

Los hosteleros volvieron a hacer pública «a gravísima situación» en la que están inmersos, y que afecta «a todo o tecido empresarial dos pobos». El sector, destacan, repercute en muchas empresas, como las proveedoras de productos, panaderías, tiendas de alimentación...

En sus reivindicaciones se incluyen demandas a todas las Administraciones. Las exigencias se resumen en que se ponga en marcha cuanto antes un plan de rescate, en el que estén implicados Estado, Xunta, diputaciones y concellos. El sector también dejó claras dos cuestiones. Por una parte, rechazar «a criminalización», ya que se siente señalado «como foco de infección e descontrol». Los profesionales defienden que cumplen «dun xeito exemplar» con la normativa. Asimismo, reclaman «as indemnizacións ás que temos dereito porque así o marca a lei».

Las demandas

Reducción, aplazamiento o suspensión de tasas e impuestos, ayudas directas, compensación por los costes de los servicios no prestados en el 2020 o que las Administraciones locales destinen un 1 % de sus presupuestos «á flexibilización das normas de endebedamento do Estado e dos plans da Deputación» son algunas de las actuaciones que demanda el colectivo.

Además, en las concentraciones se reclamó que se reconozca la plataforma, que se convertirá en federación, que representa a 3.500 negocios, un hecho que, afirman, «non se da en ningunha outra comunidade». Lo exigen para estar presentes en las mesas de negociación que se hagan.

La pandemia se lleva por delante dos históricos locales de la hostelería en Mazaricos

Xoán ramón alvite

Los gerentes de O Pallote y O Verxel han decidido dejar el negocio ante la dificultad de poder subsistir con las restricciones

Bajaron sus persianas el 27 de enero y no volverán a subirlas. Al menos a corto plazo y con las mismas personas que estuvieron al frente de los negocios en los últimos años. Locales históricos de Mazaricos como la cervecería O Verxel o el café O Pallote han acabado por sucumbir a los efectos de una pandemia que también se ha llevado por delante el albergue Virxe da O, inaugurado hace apenas dos años.

«É moi difícil aguantar con estas condicións nun sitio pequeno como este. Xa nos fixo moito dano ter que reducir os aforos interiores, porque a terraza aquí non funciona. E agora, para colmo, tamén as limitacións de horarios. Nesta situación é imposible que os que estamos de aluguer poidamos sobrevivir», apunta Romina Ianos, gerente de O Pallote durante los últimos tres años.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La hostelería de Barbanza grita basta y exige un plan de rescate