El Rotogal cayó en el «tie break » y se dejó un punto en Mallorca

Pernambuco fue el nombre propio del Palma tras sumar la friolera de 43 puntos


Ribeira / la voz

De la manera más dura, el Rotogal Boiro cayó en el feudo del Urbia Vóley Palma. Lo hizo después de un gran partido de los de A Cachada, que llegaron a acariciar la victoria en el tie break. Pero el nerviosismo, o el acierto rival, le negaron la gesta a los de Emilio Palacio, que se dejaron un punto en Mallorca que los acercaba, y mucho, a la salvación. El resultado final por 3-2 (25-23, 24-26, 22-25, 25-17, 16-14) muestra lo competido de un duelo que tuvo un gran nombre propio, el de Roberto Pernamubo, que se fue hasta la locura de los 43 puntos.

A pesar de la distancia en la tabla existente entre los dos equipos, el duelo arrancó con total igualdad sobre la pista. El primer set fue un toma y daca. Aupados por un buen Moreno, el conjunto barbanzano logró contener las embestidas de un Palma que dejó claro que Pernambuco sería su referencia en ataque. Fue él, con 23-23 en el marcador, el que terminó por sentenciar una manga que bien pudo llevarse el Boiro, pero que el brasileño cerró con dos saques directos. Demasiado golpe para los barbanzanos, a pesar del trabajo realizado.

Pero ni así besó la lona el conjunto de Emilio Palacio, sabedor de que, cuando está a su mejor nivel, puede pelear ante cualquier rival. Y así llegó la igualada al electrónico. Aunque un ex boirense como del Carmen tiró de orgullo para hacerse inmenso en ataque y defensa, el Rotogal aprovechó su juego coral para llegar al final del set con ventaja. No la desperdiciaron Bitar y Gallego, que hicieron el 24-26.

El tercer set mantuvo el mismo nivel que los dos anteriores. El Boiro no sacó el pie del acelerador y aportó un grado más de intensidad defensiva. Esa garra le permitió escaparse en el marcador, aunque los mallorquines estuvieron cerca de igualar la contienda con el 19-20. En ese instante sobresalieron las figuras de Benavidez, Gallego y Mario, que firmaron el 20-23. Moreno, al aprovechar un balón llovido, puso un agónico 1-2.

Reacción local

Sabedores de que por lo menos se llevarían un punto para casa, el Rotogal se relajó y le costó entrar en el ritmo de la cuarta manga. Retomó su nivel ofensivo Pernambuco, que estuvo exquisito en ataque para escaparse por encima de los 40 puntos. El duelo se decidiría en el tie break.

Y ahí, cuando el Rotogal tenía la victoria entre los dedos con el 5-9, el Palma comenzó a descontar puntos parar llegar al 13-13. Con el Boiro noqueado tras sufrir en sus carnes un parcial de 5-0, los locales aprovecharon el desconcierto para darle la vuelta al marcador y cerrar el duelo con un 3-2 que escoció en A Cachada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Rotogal cayó en el «tie break » y se dejó un punto en Mallorca