El teletrabajo, los ERTE y una menor actividad económica propiciaron un descenso de la siniestralidad laboral

Una veintena de los 1.157 accidentes ocurridos el pasado año en Barbanza fueron de carácter grave, con dos víctimas mortales

En uno de los dos accidentes mortales registrados el año pasado falleció un operario que reparaba una torre de alta tensión en Outes
En uno de los dos accidentes mortales registrados el año pasado falleció un operario que reparaba una torre de alta tensión en Outes

Ribeira / la voz

El incremento del teletrabajo para reducir la movilidad de la población y el contacto con otras personas, los expedientes de regulación de empleo, los cierres de empresas o que muchas actividades se detuvieran durante el primer estado de alarma decretado por el Gobierno y las posteriores medidas restrictivas adoptadas por la Xunta para contener la pandemia, también provocaron un descenso de la siniestralidad laboral. De hecho, según los datos facilitados por la Consellería de Emprego e Igualdade, en la comarca de Barbanza se registraron en el 2020 un 9 % menos de accidentes que en el año anterior.

En total fueron 1.157 las personas que sufrieron algún percance en sus puestos de trabajo, un centenar menos que en el 2019. Por suerte, la inmensa mayoría de ellos, el 98,4 %, fueron de carácter leve, aunque también hubo que lamentar fallecimientos.

La consellería recoge en el informe un accidente mortal en Ribeira y, además, hay que sumar el que ocurrió en Outes el pasado mes de noviembre. Un operario de una compañía eléctrica de Albacete perdió la vida cuando estaba realizando tareas de mantenimiento en una torre del tendido de alta tensión y se precipitó al vacío desde una altura de cincuenta metros. El compañero del fallecido tuvo que ser trasladado en helicóptero al Hospital Clínico.

Disparidad por concellos

Una veintena de accidentes laborales fueron graves. Solo Carnota, Lousame y Porto do Son registraron únicamente siniestros de carácter leve. Ribeira fue el concello donde tuvieron lugar la mayoría de los sucesos (440), en segundo lugar está Boiro (213), y el tercer puesto lo ocupa A Pobra (150). En el resto de ayuntamientos no se alcanza el centenar: Noia registró 77, Muros 60, Rianxo 59, Porto do Son 50, Mazaricos 36, Outes 27, Lousame 24 y Carnota 16.

Desde la Xunta destacan que la lucha contra la siniestralidad laboral figura entre sus prioridades, con iniciativas a través del Instituto de Seguridade e Saúde Laboral de Galicia (Issga), dependiente de la Consellería de Emprego e Igualdade. En esa línea se está colaborando con el tejido empresarial para implantar medidas con las que proteger a los centros de trabajo ante el coronavirus.

Tramitación de bajas

En las asesorías barbanzanas confirman la situación. José Manuel López, de López Casa Asesores, en Boiro, apunta que hubo «muy poquitos. En la construcción y la industria casi no hubo ya que la actividad estuvo parada y hay menos gente trabajando». También José Reiriz, de la asesoría Beny García, en Ribeira, explica que «a penas houbo accidentes». Eso sí, por la contra se incrementó la gestión de bajas relacionadas con casos de covid o cuarentenas.

En este sentido, José Rodríguez, de Adexota Asesoría, en A Pobra, indica que «las bajas médicas por enfermedad puede que subieran. Trabajamos con más empresas, por lo que es posible que tramitáramos, más o menos, las mismas bajas que el año anterior».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El teletrabajo, los ERTE y una menor actividad económica propiciaron un descenso de la siniestralidad laboral