Barbanza vive el invierno más lluvioso de los últimos siete años

Solo se ha visto tímidamente el sol en 10 de los 47 días que van de estación


REDACCIÓN / la voz

Cada día parece más complicado acertar en las predicciones meteorológicas, al menos en las que se realizan a medio plazo. Buena prueba de ello es que, mientras los expertos auguraban a mediados del otoño que este iba a ser un invierno más cálido y seco de lo habitual, la realidad está demostrado todo lo contrario. Al menos en territorio barbanzano, la estación no solo está resultando especialmente pasada por agua sino que hay que remontarse hasta 2014 para encontrar otra con mayor volumen de precipitaciones. Lo confirman los datos de los pluviómetros que Meteogalicia tiene instalados en la comarca y que, en 32 de los 47 días que van de invierno han recogido lluvia.

Bien es cierto que las cantidades caídas varían de forma significativa entre unas y otras jornadas y, principalmente, en función de su ubicación. Así, por ejemplo, el medidor instalado en el monte Muralla de Lousame es el que acumula las mayores cifras, con 943 litros por metro cuadrado durante este período. Son casi 200 por encima de los recogidos en la estación meteorológica situada en la localidad boirense de Cespón y prácticamente el doble de lo registrado en Corrubedo que, a pesar de ello, también tiene en este invierno el más lluvioso desde 2014.

En este sentido, resultan especialmente reseñables los 125 litros por metro cuadrados caídos en tierras lousamianas durante el pasado martes y que ya es una de las cinco jornadas más lluviosas registradas en la zona en los últimos veinte años. Cifras más discretas, aunque igualmente importantes se registraron ese mismo día en Lira (Carnota) o en Mazaricos donde cayeron más de 58 litros en tan solo 12 horas.

La consecuencia directa de las continuas y copiosas precipitaciones caídas durante las últimas semanas ha sido un importante incremento del caudal de los principales ríos que atraviesan la comarca. Algunos, caso del Te a su paso por Rianxo o del Tines en Outes, llegaron incluso a registrar desbordamientos en varios puntos.

Caudal del Xallas

Otro tanto sucedió con el Xallas en tierras mazaricanas que, durante el día de ayer seguía manteniendo un caudal superior a los 100 metros cúbicos (100.000 litros de agua) por segundo y un nivel máximo de más de 2,5 metros, circunstancias estas que no se daban desde diciembre de 2018.

El río Tambre, por su parte, también alcanzó la pasada semana alguno de los valores máximos del último lustro al situarse su volumen de agua por encima de los cincuenta metros cúbicos por segundo.

Al contrario de lo que podría parecer, estas crecidas son, según los expertos, notablemente beneficiosas tanto para la salud de los propios ríos como para toda la flora y fauna que se desarrolla en los bosques de ribera. Al parecer, además de remover los sedimentos de los cauces, diluye posibles contaminantes lo que redunda en una mejora de la calidad del agua.

Precipitaciones: Dos zonas diferenciadas en lo meteorológico

Al menos en lo meteorológico, el área barbanzana puede dividirse en dos partes. La situada más al norte —Mazaricos, Muros, Outes o Lousame— registra hasta un 35 % más días de lluvia y mayor cantidad de precipitaciones. Esta variación también se aprecia en las temperaturas que, de media, son cuatro grados más elevadas en A Pobra, Rianxo o Ribeira que en el resto de la zona.

Embalses: Un tercio más de agua que la media de la decena

Las fuertes precipitaciones caídas también han tenido un reflejo reseñable en el nivel de los embalses de la comarca. El de A Fervenza, en Mazaricos, está al 80 % de su capacidad, 13 puntos por encima de la media de la última década. Porcentaje similar de ocupación registra el de Santa Uxía y el Barrié de la Maza que ha recuperado seis hectómetros cúbicos de agua en menos de un mes.

Temperatura: Casi el doble de horas de frío que el año pasado

Además de lluvioso, el invierno también está siendo el frío. En los 47 días de estación se han registrado casi el doble de horas de frío -Meteogalicia las contabiliza cuando el termómetro marca siete o menos grados- que el año pasado. En Cespón (Boiro) se contabilizan 336 horas de frío con una docena de jornadas donde, al menos en 15 horas, el mercurio no ha superado los siete grados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Barbanza vive el invierno más lluvioso de los últimos siete años