Un frente de avance lento situó a Barbanza a la cabeza de Galicia en precipitaciones

La crecida del cauce del Té obligó a cortar la circulación en la pista de A Ponte da Laxe en Rianxo y en todos los concellos se realiza un seguimiento de los ríos

X. Alvite Martelo
ribeira / la voz

El área barbanzana estuvo durante la jornada de ayer completamente sumergida bajo un manto de agua que no proporcionó ni un solo momento de tregua. La razón, explicaron desde Meteogalicia, fue el paso de un frente estacionario. Su característica es que, en lugar de atravesar rápidamente el territorio, lo hizo con un avance lento: «Prácticamente no se mueve». Por ese motivo, las precipitaciones no permitieron abandonar el paraguas.

Con esta situación, y el viento soplando de suroeste, el área de Barbanza se situó a la cabeza de Galicia en precipitaciones. Un fallo informático impidió a Meteogalicia captar datos de sus estaciones meteorológicas desde las 15.30 horas y hasta bien entrada la tarde. Hasta ese momento, según indicaron fuentes del servicio, alguno de los puntos de control lideraban la recogida de agua.

Así, en la estación lousamiana de Pico Muralla figuraban 70 litros por metro cuadrado recogidos hasta las tres y media de la tarde. Una técnica de Meteogalicia subrayó que con toda probabilidad se llegaría a los 100 porque durante la tarde continuaba cayendo mucha agua.

En Cespón la cantidad fue algo inferior, 45 litros por metro cuadrado, mientras que en la estación de Corrubedo se habían alcanzado los 25 litros por metro cuadrado a las 15.30 horas.

Desde Meteogalicia subrayaron que continuará lloviendo, aunque precisaron que no en cantidades tan abundantes como las de ayer.

Desbordamientos

Con la cantidad de jornadas de lluvia registradas desde que comenzó el invierno y, especialmente durante las últimas semanas, los ríos han comenzado a desbordarse.

Así sucede en Mazaricos con el Beba, principal afluente del Xallas, y con el río Tines, en Outes. En este último caso, el agua prácticamente llega al paseo.

En Rianxo, la Policía Local tuvo que cortar por la mañana la circulación en la pista de A Ponte da Laxe, porque las aguas del río Té pasaban por encima y la convertían en intransitable.

Los responsables de los equipos de emergencias se mantenían alerta, vigilando los cauces en los que resulta más habitual que haya inundaciones para atajar con la mayor rapidez cualquier problema. Por el momento no se han registrado incidencias graves, pero todos indican que los ríos van muy llenos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un frente de avance lento situó a Barbanza a la cabeza de Galicia en precipitaciones