Hemeroteca: Una banda de encapuchados sembró el miedo por Barbanza y el resto de la provincia

Negocios, casas y parejas de novios en sus coches eran sus principales objetivos a la hora de actuar


Atemorizados tenían, a estas alturas de 1992, a un buen número de barbanzanos un grupo de encapuchados especialistas en atracar negocios, casas y parejas de novios en sus coches. No fue un fenómeno exclusivo de la comarca, sino que se extendió por buena parte de la provincia coruñesa durante varias semanas.

En una primera etapa, los conocidos como la banda de los encapuchados actuaron en la zona comprendida entre Santiago, Corcubión, Carballo y Negreira, un cerco en cuyo interior estaba parte de Barbanza. De hecho, a estas alturas habían intentado atracar una gasolinera de Pino de Val; habían entrado en un taller de Outes, provocando destrozos en un coche y llevándose una moto; y habían atacado a una pareja que estaba en su coche en San Ourente: «Rompieron los cristales y nos apuntaron con una escopeta», apuntaba una de las víctimas. Añadía que se llevaron el dinero que tenían, las cazadoras y los relojes, para después romper todos los cristales del vehículo y rajarle las ruedas.

Luego ampliaron su radio de acción llegando a Ordes, Cerceda y las inmediaciones de la ciudad coruñesa. Actuaban de madrugada, usando escopetas, barras de hierro y cuchillos.

La detención de tres personas el 18 de febrero, supuestamente de la banda de los encapuchados, hizo disminuir los atracos, aunque en abril se anunció su regreso. Incluso se vinculó a dicho grupo el asalto que sufrieron ese mes varias parejas de Muros y Carnota.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Hemeroteca: Una banda de encapuchados sembró el miedo por Barbanza y el resto de la provincia