Matías Regueira, el correcaminos de A Pobra que cuida el medio ambiente

Lleva tres años recorriendo O Areal recogiendo la basura que llega a la playa


Ribeira / La Voz

Matías Regueira es una persona muy conocida en A Pobra, donde vive, y también en el mundillo del atletismo, ya que, hasta que el covid hizo su aparición y dejaron de celebrarse, participaba en cuantas carreras populares se organizaban en la comarca. Sin embargo, a sus 69 años, este hombre tiene muchas facetas, y una que quizá sea menos conocida es su cruzada en favor del medio ambiente.

Matías es un correcaminos, y aprovecha sus paseos diarios para poner su grano de arena para intentar mejorar el entorno que le rodea. «Haberá uns tres ou catro anos que empecei a limpar a praia. Pouco a pouco ía collendo o lixo que atopaba, unha vez cheguei ata a Pedra Moura», relataba ayer después de una nueva jornada de limpieza en la playa de O Areal. Ese es su principal espacio de actuación porque, como él mismo explica, «é a zona que me queda máis a man».

Aprovecha sus paseos prácticamente diarios para remangarse, doblar el espinazo y ponerse a recoger los múltiples restos de basura de todo tipo que llegan al arenal pobrense. Ayer no fue una excepción y se puso manos a la obra en una mañana que resultó productiva: «Levaba un par de días sen vir e había bastante lixo acumulado, debeu haber algo de mar e arrastrou bastante porquería». Entre el sargazo que las corrientes depositaron en el arenal pobrense Matías ha encontrado de todo, desde plásticos a redes, restos de aparejos y ruedas. «Somos moi porcos», concluye. Ayer había hasta cadáveres de aves y de lo que parecía un gato.

Pequeña aportación

Cuando se elogia la labor que realiza, él le quita importancia: «De paso que vou dar un paseo pola praia, vou collendo lixo. Non é todos os días, cando teño tempo dispoñible, normalmente chego ata San Antonio ou ata a igrexa do Maño e dou volta». Es su forma de poner su grano de arena para cuidar el medio ambiente y el entorno en el que vive, y tiene claro que otro gallo cantaría si todo el mundo hiciese un pequeño esfuerzo en ese sentido: «Se todos puxéramos un pouco da nosa parte non estaban as cousas como están».

Normalmente pasea por la playa, pero otras veces dirige sus pasos al monte, donde también se dedica a la recolección de basura: «Vou metendo todo nunha bolsa para logo tiralo nun colector».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Matías Regueira, el correcaminos de A Pobra que cuida el medio ambiente