Muchos de mis paisanos votaron a Trump en el 2016 y algunos lo siguieron votando el pasado noviembre. La mayoría de los gallegos votan al PP y, cuando adquieren el derecho a voto en los Estados Unidos, votan a lo que ellos creen la derecha conservadora de su terruño de origen.

La mayoría de mis paisanos que viven en los EE.UU. son asalariados y algunos son pequeños empresarios; por supuesto, más cercanos al mundo obrero que al de Wall Street. Pero nunca votarán a los senadores del partido demócrata, Elisabeth Warren o Bernie Sanders, defensores de la clase obrera, por cuanto la opinión pública les hacen aparecer como comunistas al lado de Fidel, el innombrable cubano para muchos americanos. Y si alguien tan de fiar como Trump dice que el bueno de Joe Biden es un socialista, muchos de mis paisanos, los votantes del PP a nivel gallego, tampoco apoyarán al veterano Joe. Ya saben; llamarle socialista a alguien en los EE.UU., es como calificar de horda marxista al moderado PSOE español. Pero así es la cultura política del país con la democracia más consolidada.

Y cuando digo que muchos de mis paisanos votaron a Trump en el 2016 y algunos menos en 2020, me baso en manifestaciones directas expresadas públicamente por ellos mismos a quien las quisiera escuchar. Y, francamente, me duele pensar que un paisano emigrante y honrado trabajador, se una a la corriente redneck, base del apoyo de Trump y que nada tiene que ver con la nobleza del sufrido emigrante gallego, con el cuello negro que no rojo, de trabajo y esfuerzo.

Es posible que, en la triste pero humana defensa de sus propios intereses laborales, mis paisanos hayan visto a alguien como el magnate Trump, remedio contra la amenaza de los inmigrantes procedentes de los países pobres del patio sur hispano americano y que podrían competir a la baja con sus bien remunerados empleos. ¡Cuántas veces las ramas no nos dejan ver el bosque de nuestros humildes orígenes, haciéndonos creer que somos diferentes a los wetbacks y tildando de white trash a quienes pretenden iniciar una vida más digna, al igual que lo hicieron nuestros paisanos unos pocos años antes! Porque, al denostar a esos «espaldas mojadas» y a esa «basura inmigratoria» creyéndonos superiores a ellos, muchos de esos queridos paisanos que votaron a Trump, también apoyaron la construcción de muros y la separación de menores de sus padres, o la crueldad de expulsar a los dreamers; jóvenes ilegales que han podido estudiar en EE.UU. para lograr el sueño americano aun careciendo de permiso de residencia, pero que Trump, con el apoyo de sus votantes, pretendía expulsar del país, antaño símbolo de acogida.

Espero que la mayoría de mis paisanos votantes de Trump (tal vez los menos acomodados), se hayan dado cuenta de que Warren y Sanders no son comunistas y que Joe Biden es la derecha. Sí; el equivalente al PP español en los EE.UU.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Votantes gallegos en USA