Luctuoso 2020 para los motoristas en Barbanza. El aguiñense Lucho Pérez abrió un balance negro de tres pilotos que dejaron su vida en el asfalto

La primera víctima del año fue un rianxeiro y la última, un ribeirense de 33 años


Ribeira / la voz

Si algo bueno puede extraerse de la pandemia de coronavirus es su involuntaria participación en la reducción de los accidentes de tráfico en la red viaria barbanzana. Las semanas de confinamiento y la paralización de toda actividad no esencial dejaron prácticamente vacías las carreteras, y eso repercutió en la siniestralidad. El 2020 se cerró con cinco víctimas mortales en accidentes de tráfico, la mitad que las contabilizadas el ejercicio anterior. Sin embargo, la recta final del año fue especialmente trágica, y el colectivo de motoristas el principal damnificado. No en vano, tres de los cinco fallecidos en las carreteras de Barbanza viajaban en vehículos de dos ruedas.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Luctuoso 2020 para los motoristas en Barbanza. El aguiñense Lucho Pérez abrió un balance negro de tres pilotos que dejaron su vida en el asfalto