Hemeroteca: Dos barbanzanos arriesgaron sus vidas para remolcar un submarino abandonado

Pasaron 36 horas sobre la torreta del sumergible, que luego fue reclamado por el gobierno inglés


Dos barcos pesqueros, el María del Coro y el María Jesús, encontraban hace 61 años un submarino abandonado a unas 70 millas de la costa cantábrica, que lograban remolcar hasta el puerto de Pasajes. La intención de la tripulación era hacerse con la indemnización correspondiente al rescate y por eso, algunos marineros no dudaron en arriesgar sus vidas. Tres, uno de Marín, el ribeirense Antonio Loureiro y el noiés Arturo Rey, saltaron al sumergible y permanecieron 36 horas aguantando las embestidas del mar sobre la torreta, convencidos de que se trataba de una pieza que podía reportarles un buen pellizco a ellos y a sus compañeros.

Las noticias publicadas permitieron concluir que se trataba del Y-15, un submarino inglés que había sido vendido a la armada griega y que estaba siendo trasladado desde Malta hasta Inglaterra para su reparación. El remolcador lo había perdido el 17 de diciembre.

Una vez en el puerto, técnicos que se desplazaron desde Ferrol accedieron al interior del sumergible y comprobaron que la maquinaria permanecía intacta. En un primer momento se comunicó que el submarino pasaría a manos del Gobierno, que se encargaría de indemnizar a los marineros, pero días después fue reclamado desde Inglaterra.

El sumergible fue tasado en 70 millones de pesetas, de los que 12 le fueron entregados al armador de los pesqueros y a los marineros, en compensación por el esfuerzo realizada para remolcarlo hasta tierra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Hemeroteca: Dos barbanzanos arriesgaron sus vidas para remolcar un submarino abandonado