Beatriz Hermo: La rianxeira que vende mascarillas personalizadas con retratos de mascotas que llegan a medio mundo

m. x. blanco RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

Las ilustradora rianxeira ha realizado envíos a Francia, Suecia, Inglaterra y México

17 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La pandemia llegó, en términos generales, para trastocar planes, poner en la cuerda floja negocios y frenar a emprendedores. Pero como siempre, hay excepciones que confirman la norma y Beatriz Hermo (Rianxo, 1985) es una de ellas. Echando mano de una formación en Bellas Artes a la que casi no le había sacado partido antes de la irrupción del covid, encontró un hueco en el mercado laboral fusionando dos de sus grandes pasiones: la ilustración y el mundo de los animales. Ahora, sus mascarillas personalizadas con la imagen de las mascotas llegan a medio mundo.

Renovarse o morir. Esa fue la consigna a la que decidió aferrarse Beatriz Hermo en cuanto fue consciente de que el covid había llegado para quedarse durante una larga temporada y que había convertido las mascarillas en accesorios imprescindibles. Tras formarse en Bellas Artes, primero en el instituto A Cachada de Boiro y después en la Pablo Picasso de A Coruña, orientó su trayectoria profesional hacia un ámbito muy distinto, el cuidado y la belleza de las mascotas, un mundo que conoció de la mano de su marido.

Una lámina ilustrada con un retrato de una mascota que hizo para un regalo le abrió una línea de negocio que no se había planteado con anterioridad: «Ocorréuseme confeccionar máscaras que lle permitiran aos donos de mascotas levar consigo a foto do animal de xeito permanente». Y la idea obtuvo una respuesta mejor de la esperada, hasta el punto de que a Beatriz Hermo empezaron a llegarle encargos en los que no había pensado: «Hai persoas que me piden máscaras coa imaxe de animais que morreron, para ter así un recordo deles».

Proceso de expansión

Primero, las creaciones de esta rianxeira residente en A Coruña fueron a parar a manos de amigos y conocidos, desde donde se fue abriendo el abanico de clientes potenciales: «O mundo das mascotas é moi amplo, hai moita xente que participa cos seus animais en campionatos de beleza e ata ten produtos de promoción».

Beatriz Hermo no solo se encarga de personalizar las mascarillas con los retratos de los animales, sino que confecciona las piezas desde cero: «Prefiro comprar eu a tea, para darlle máis seguridade aos clientes con pezas homologadas». El proceso que sigue es laborioso: «O primeiro que fago é unha ilustración en acuarela, que é a técnica que máis me gusta, partindo dunha foto. Logo veñen a estampación e a sublimación para pasar ese motivo á tea».

Dueños de mascotas de Francia, Portugal, Inglaterra, Italia y México ya lucen las mascarillas realizadas por la rianxeira. Y en Suecia ha abierto una interesante línea de mercado: «Hai pouco fixen un pedido para un importante club da raza shetland sheepdog, que ao final incluíu os meus produtos na súa páxina web e están a ter bastante demanda». Uno de sus clientes ingleses es un importante criador que ha ganado las competiciones más importantes.

Los perros acaparan los pedidos que recibe Beatriz Hermo, pero de su taller también salen mascarillas con retratos de otros animales: «Fixen varias de gatos e ata me pediron unha de un galo e outra dunha pomba».

Aunque las mascarillas personalizadas con las imágenes de las mascotas constituyen el punto fuerte del negocio que tiene en marcha la rianxeira, sus líneas de producción son diversas. Una de ellas, bautizada como Eu, está inspirada en Galicia en general y en su Rianxo natal en particular.

En datos

La pandemia le ha dado a Beatriz Hermo la posibilidad de encontrar en el arte una posibilidad de negocio.

Venta de productos. Tiene en mente crear una página web, pero de momento, Beatriz Hermo comercializa sus productos a través de Facebook e Instagram.

Lote de dos. La artista ofrece la posibilidad de adquirir un lote de una mascarilla y una ilustración al precio de 50 euros.