Hemeroteca: La pesca de la sardina a la ardora puso a los marineros de Barbanza en pie de guerra

El método fue criticado por considerar que ponía en peligro el futuro de la especie


La oposición hacia el empleo del arte del xeito provocó, a finales del siglo XIX, la que se consideró la primera guerra de la sardina en Galicia y hace 108 años se estaba lidiando la segunda. En el punto de mira estaba la forma de capturar esta especie denominada a la ardora. Lo que hacían los marineros era ir por la noche y aprovechar la fosforescencia que producía el movimiento de los bancos de sardinas, lo que permitía coger un número importante de ejemplares sin la necesidad de lanzar cebo al mar.

El uso de este método empezó a extenderse por Galicia a medida de descendían las capturas, por lo que surgieron las críticas. Había voces que se levantaban a favor de la pesca a la ardora, por considerar que no contribuía a esquilmar el mar, mientras que otras se posicionaban totalmente en contra. El argumento más recurrente se fundamentaba en que había pescadores que aprovechaban la nocturnidad para emplear sistemas ilícitos y se hablaba incluso del uso de dinamita.

El rechazo hacia este método de pesca nocturno se fue poco a poco extendiendo por todo el litoral de Galicia. Tal día como hoy de 1912 tenía lugar una manifestación en Muros para exigir al Gobierno central la adopción de medidas. En la jornada anterior se había producido una concentración importante en Vigo.

Pese a que no se prohibió, el revuelo sí que propició que se regulara el método y se fijaran distancias mínimas desde la costa para su uso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Hemeroteca: La pesca de la sardina a la ardora puso a los marineros de Barbanza en pie de guerra