El comercio de Barbanza se aferra con uñas y dientes al Black Friday ante la incierta Navidad

La campaña de descuentos está dando mejores resultados en las ventas por Internet


Ribeira / la voz

En los últimos años, el pequeño comercio ha estado dividido en torno a propuestas como el Black Friday, y cada vez eran más las voces discordantes que apuntaban que subirse a ese carro era, cuando menos, contraproducente. Sin embargo, en este aciago 2020 las tiendas de Barbanza han apostado por aplicar descuentos, más allá incluso del fin de semana, aferrándose a una campaña que necesitan más que nunca mientras miran a diciembre con preocupación ante unas Navidades que prevén flojas.

La Asociación Rianxeira de Empresarios y la patronal de Ribeira son las únicas que impulsan campañas conjuntas para sus asociados por el Black Friday, la primera con envíos gratuitos por las compras realizadas en el comercio local a través de la plataforma mercarianxo.gal, y la segunda con descuentos y sorteos. En este sentido, el presidente del colectivo ribeirense, Francisco Martínez, explica qué les impulsó a seguir adelante a pesar de la amenaza del cierre perimetral: «Non podemos estar quietos. Levamos varios meses traballando nisto e non sabiamos cal ía ser a situación sanitaria a estas alturas, e creo que esta vai ser unha campaña positiva, polo menos estes dous días imos traballar algo máis».

Martínez lanza además un mensaje de confianza a la ciudadanía para animarla a salir y a consumir en tiendas y locales hosteleros de la ciudad: «Todos sabemos o que hai, pero os negocios de Ribeira cumpren todas as medidas de seguridade». Sin embargo, a pesar de este alegato en favor de las compras en los comercios físicos, lo cierto es que ni los descuentos logran arrastrar a los clientes a los establecimientos. Lo explicaban en A Poutada, donde las rebajas se prolongarán hasta el lunes: «Si que estamos notando que a xente se anima a mercar, pero na venda online, non na tenda física. Non é o que esperabamos. A xente ten moito reparo á hora de saír e prefire mercar desde a súa casa». En vista del panorama, la conclusión es clara: «Ao pequeno comercio non lle queda outra que entrar en Internet».

En términos similares se expresaba Pablo Hermo: «Máis que nunca esta campaña vai ser máis potente na web que en tenda física». Lolita Moda es ya una de las firmas barbanzanas que más vende por Internet, pero en este Black Friday lo están notando especialmente. Ese sentir se extiende a otros negocios de Noia, y quien más y quien menos parece coincidir en que el futuro está en la Red: «A afluencia ás tendas vai ser bastante máis frouxa».

Noite  Aberta

Este fin de semana estaba llamado a ser el de la Noite Aberta de Boiro, una de las iniciativas promocionales que impulsa la ABE y que este año ha tenido que suspenderse: «Pola situación sanitaria non se pode abrir ata tan tarde, non se poden facer degustacións nin programar actuacións, e cremos que o máis prudente era non organizar nada», explica el presidente, Daniel García.

Así que cada comercio boirense ha adaptado el Black Friday a sus necesidades y, mientras unos llevan varios días ofreciendo descuentos, otros los reservan para el fin de semana. Es el caso de Baldani, que con el objetivo de «desmarcarnos un pouco» de la campaña importada de Estados Unidos ha creado los Open Days, con rebajas del 20 % en todo su catálogo: «Vese que a xente ten ganas de saír de compras e vaise animando». Sin embargo, no parece suficiente para revertir la difícil situación que atraviesa un sector que, además, se enfrenta a un mes clave: «Preocúpanos moito a campaña de Nadal, no vai haber tantas festas e ceas e hai unha sección de roupa que non vai ter saída. Decembro vai ser complicado para nós».

«A nosa maior preocupación é non saber que é o que vai pasar nas próximas semanas»

Mientras confían en que el Black Friday sirva para aliviar la escasez de ventas que aqueja a buena parte del sector, los comerciantes miran de reojo a diciembre. Las patronales trabajan en sus propuestas para incentivar las compras en las tiendas de la comarca durante ese período, pero todo puede ser en balde: «A campaña dependerá un pouco do que nos permitan facer, non é o mesmo que alguén que viva fóra poida reunirse aquí coa familia, ou que a xente poida reunirse para intercambiar regalos, a que estea todo pechado», apuntaban desde Noia Histórica.

La incertidumbre sobre qué restricciones estarán vigentes en las fechas navideñas atenaza al sector, que reconoce que la situación es compleja: «A xente non está saíndo das casas, non se ve alegría nas rúas nin nas terrazas, e iso afecta ao comercio e ao consumo en xeral».

En Ribeira el sentir es parecido, como apuntaba Francisco Martínez: «A nosa maior preocupación é non saber que é o que vai pasar nas próximas semanas. Estamos preparando a campaña de Nadal, pero vai ser un momento complexo para moitos sectores, non só o comercio».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El comercio de Barbanza se aferra con uñas y dientes al Black Friday ante la incierta Navidad