Banca «online»


Diez de la mañana. Un día de lluvia. En el exterior de una de las oficinas del banco X, una cola de ocho o nueve personas y cuatro paraguas. Los clientes sin paraguas, protegidos de las gotas bajo el saliente del piso de arriba. En la puerta, un cartelito informativo señala: «Máximo siete personas».

«Quen é o último?» Y el gracioso de turno que responde: «O último agora es ti». En el interior del banco se pueden ver varios empleados que ocupan aproximadamente la mitad de las mesas de trabajo del amplio local. Al parecer, no es cuestión de separación antivirus, sino ahorro puro y duro de personal. Mientras tanto, la cola exterior se mantiene, a pesar de que van llegando algunos clientes más de los que salen del interior. La razón matemática de esta contradicción se basa en el hastío de algunos clientes que deciden irse, no sin antes proferir sordos epítetos insultantes hacia lo que consideran abuso de quienes custodian su dinero.

Sale un usuario y, como dentro solo quedan seis, al que le toca por turno, cierra veloz su paraguas, entra, se aplica el hidrogel y vuelve a preguntar quién es el último. «Tes que coller número na máquina».

Y entonces, ante la pasividad de los empleados, empieza a funcionar la solidaridad entre los sufridos clientes: «Tes que poñer o número do DNI e logo dicir que queres facer: caixa, outras xestións e todo iso... logo sáeche un número e vas á mesa que che indique o número».

«Pódesmo facermo ti, e que non trouxen os lentes».

Llegado su turno ante el empleado: «¿Sabe? Ahora se lo hago, pero para este tipo de operaciones tiene que hacerlo usted online, por Internet, ¿entiende?»

Al empleado, como mandado que es, no le queda otra que decir lo que dice, aunque sabe que no, que no lo entiende, y que lo más próximo a Internet que le suena al longevo cliente, es lo del martillo que algunos usaron para destruir unos discos que eran duros. Y entonces piensa en su colchón… en el seguro colchón donde su padre guardaba el dinero. Mientras, en la cola, a la intemperie, unas ocho o diez personas siguen esperando para poder entrar y hacer uso de su dinero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

Banca «online»