Hemeroteca: Dos de las heroínas del Santa Isabel repitieron la hazaña con el vapor Cataluña

Cipriana Crujeiras, Josefa Parada y otros vecinos de Sálvora auxiliaron a las víctimas1922


Fueron muchos los naufragios que en el pasado tuvieron lugar en el entorno de Sálvora, una zona especialmente complicada para la navegación por sus fondos rocosos y las continuas nieblas. El más sonado fue el del Santa Isabel, considerado el Titanic gallego, pero hace 98 años se producía otro de gran trascendencia. El vapor Cataluña, con una eslora de 66 metros y una tripulación formada por una treintena de marineros, se hundía cerca de la isla tras embarrancar. Como en el suceso del Santa Isabel, también en esta ocasión los habitantes de la aldea acudieron en sus botes al rescate de las víctimas y no hubo que lamentar fallecidos. Incluso repitieron la hazaña dos de las heroínas de Sálvora, Cipriana Crujeiras y Josefa Parada.

El Cataluña era un vapor perteneciente a la compañía Transmediterránea y había salido sobre las seis de la mañana del puerto de Vigo. Según relató posteriormente el capitán, la baja niebla propia del amanecer «provocó que los reflejos de la potente luz del faro de Sálvora cegaran la vista y pareciera que el barco se hallaba a mayor distancia de los bajos, cuando se sintió un leve golpe en la proa». Aunque se ordenaron de forma inmediata las primeras maniobras y se pararon las máquinas, ya era demasiado tarde.

El choque contra una piedra provocó la apertura de una vía de agua, por lo que los trabajos se dedicaron a partir de ese momento a poner a salvo a la tripulación. La Voz de Galicia relataba que casi todos los habitantes de Sálvora acudieron en ayuda de los náufragos nada más conocerse la noticia: «Cipriana Crujeiras y Josefa Parada lanzaron un bote con gran arrojo, en el que llegaron hasta el barco y, a pesar de hallarse anegado, consiguieron salvar las ropas de algunos oficiales, que les fueron entregadas a sus dueños». Incluso se explicaba que junto con la treintena de marineros fueron recogidos un gato y unos pajarillos que viajaban en el vapor.

Gran vía de agua

Durante los días siguientes al naufragio se realizaron diversos trabajos en la zona para analizar la posibilidad de poner a flote el barco, opción que se desechó. Unos buzos reconocieron el casco comprobando que tenía un boquete de cinco metros que afectaba a dos planchas de la parte de babor, cerca de la quilla, por lo que solo podía intentarse salvar la carga.

En la Ayudantía de Marina de Ribeira llegó a instruirse un sumario por las supuestas sustracciones de productos que se habían realizado en el Cataluña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Hemeroteca: Dos de las heroínas del Santa Isabel repitieron la hazaña con el vapor Cataluña