«A noticia é un golpe, porque pensas en todos aos que puideches contaxiar»

A Vicente Colomer le sorprende que nadie de su entorno, ni siquiera su pareja, diera positivo


ribeira / la voz

Todavía es incapaz de detectar olores y sabores, pero Vicente Colomer, el conocido bailarín ribeirense, ha superado la embestida del covid que, en su caso, se ha materializado en una especie de resfriado de un par de días de duración. Reconoce, de hecho, que la primera vez que el termómetro le marcó 37,5 ni siquiera pensó en el coronavirus: «Tiña a mesma sensación que cando se está incubando un constipado». Pero como imparte clases de danza a medio centenar de chiquillos no quiso arriesgar. Llamó a su médico de cabecera y el protocolo se activó: «En dúas horas tiña a PCR feita e en un día, o resultado». Y este fue positivo.

Aunque los contagios están a la orden del día y no deberían sorprender a nadie, Vicente Colomer reconoce que la confirmación de la sospecha no es fácil de asumir: «A noticia é un golpe, porque pensas en todos aos que puideches contaxiar. Eu collín un papel e empecei a escribir os nomes daquelas persoas coas que estivera nos últimos días». Con el folio en la mano, esperó impaciente la llamada de un rastreador para darle cuenta de la relación, pero tuvieron que pasar tres largos días para que ese telefonazo se produjera: «Debido a esa tardanza eu mesmo fixen de rastrexador e empecei a avisar a aqueles cos que tivera un contacto máis estreito».

Pese a facilitar una lista detallada de nombres, solo su pareja fue convocada para la realización de una PCR que, por arrojar un negativo, le repitieron a los pocos días, obteniendo el mismo resultado.

Entre la sorpresa y el enfado

Ahora, con el alta ya en la mano, Vicente Colomer analiza lo ocurrido con sorpresa, porque nadie de su entorno dio positivo y desconoce por lo tanto como llegó a él el virus, y con cierta indignación: «Ao principio todo foi rápido, pero cando se confirmou o positivo acabouse. Só me chamaron para dicirme que tiña que estar dez días illado e despois déronme a alta sen facerme unha segunda PCR».

Él sufrió los efectos leves del covid y solo durante un par de días, en forma de fiebre no muy alta, malestar y dolor muscular. Lo que más le preocupa es carecer todavía de olfato y gusto: «É unha sensación bastante desagradable e ao mesmo tempo, preocúpame bastante, porque me din que iso significa que, de algún xeito, o coronavirus me afectou ao cerebro. Polo demais, a miña vida é totalmente normal».

Como a tantos otros contagiados, el positivo le ha hecho verse inmerso en una pandemia que, a veces, sigue pareciendo lejana: «O peor é a sensación de ver o problema desde fóra e, de repente, darte conta de que es un afectado máis». Es en ese momento cuando se produce el bajón: «Eres consciente de que calquera se pode contaxiar». Por fortuna, en su caso, la cadena no fue a más y pasó a convertirse en un eslabón perdido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

«A noticia é un golpe, porque pensas en todos aos que puideches contaxiar»