La división que hunde la ría de Arousa

La escasez de recurso fuerza una reducción de barcos en el libre marisqueo donde el intento de las cofradías de administrar los bancos ha naufragado


Ribeira / Vilagarcía / la voz

Más de 1.500 embarcaciones tienen autorización para faenar en las zonas de libre marisqueo de la ría de Arousa, pero, el lunes, en la apertura de la campaña, despacharon poco más de 500. El descenso de capturas que viene arrastrándose desde hace años hace que cada vez sean menos los profesionales que ven en estos bancos una vía de ingresos para mantener su actividad a flote. La productividad desciende y la insalvable división de la docena de cofradías que comparten este territorio tampoco contribuye a reflotar las perspectivas en la que antaño fue la ría más fértil.

Tras años de batalla administrativa, la gestión de tres de los bancos más importantes por parte de un grupo de pósitos -Os Lombos, O Bohído y Cabío- ha naufragado. De las seis entidades que constituyeron Rañeir@s da Ría solo quedan cuatro: O Grove, Cambados, Vilanova y A Illa. Las cofradías de Rianxo y A Pobra han abandonado el barco y en ambos casos esgrimen como argumento las discrepancias del sector sobre la gestión

El presidente de Rañeir@s y patrón mayor de A Illa, Juan Rial Millán, afirma: «Rañeir@s naceu dunha idea que compartíamos todos: xestionar nós mesmos os bancos de libre marisqueo. Pouco a pouco algunhas confrarías fóronse desentendendo porque miran máis polos intereses particulares que polos xerais». Asegura que la entidad «é coma un meniño pequeno, ten que empezar a andar e iso lévalle tempo. Non é doado, sobre todo se hai quen se dedica a poñer paus nas rodas. Hai confrarías que non pagaron nin a primeira vez a cota do 1 %, pero que reclaman coma se aportaran algo».

En el otro lado de la ría, los argumentos de Millán son rebatidos por el dirigente del pósito de Rianxo, Miguel Iglesias, que estrenó la presidencia de Rañeir@s y fue uno de sus impulsores. Asegura que «non se fixo nada. O normal sería investir en labrar no río para que agarrase o desove». Incluso se muestra partidario de plantearse la alternativa de un paro: «Sei que a xente vive ao día, pero tamén hai que pensar no futuro. Si se levanta o terreo, a cría vai ir para o lodo».

Polémica sobre Cabío

Que en Rianxo estaban descontentos era conocido desde hace meses, pero la marcha de A Pobra de Rañeir@s ha causado mayor sorpresa. El patrón mayor, Enrique Maceiras, lo explica: «A xente non estaba contenta coa xestión. Era un clamor entre os nosos mariñeiros e, loxicamente, tiven que convocar á xunta xeral. Por maioría, decidiuse saír».

Precisamente una actuación de Rañeir@s que desata tempestades entre los profesionales pobrenses es un labrado realizado a principios de verano en Cabío. Muchos consideran que «foi a destempo» y no falta quien atribuye a esta circunstancia el hecho de que el banco tenga una productividad bajo mínimos. Un mariscador de A Pobra sentencia: «Se o ano pasado foi catastrófico, este vai ser peor».

A este respecto Millán replica que «o arado en Cabío fíxose cando se puido, porque houbo que retrasalo polo covid. As mostraxes dicían que alí non había marisco ningún. Decidimos darlle para diante porque pouco mal podía facer».

En cuanto al arado en Os Lombos, Juan Rial Millán opina: «Pensan que tería sido unha boa idea facer un movemento de áridos nese banco sen ter un estudo que diga se é viable ou non?. Os estudos custan cartos, cartos que Rañeir@s non ten».

Entre tiras y aflojas, la productividad continúa hundiéndose en los antaño fértiles bancos de libre marisqueo de la ría de Arousa, sin que exista previsión de nuevos vientos capaces de barrer las improductivas diferencias entre las cofradías.

La mayoría de pósitos proponen ahora una gestión individual

Rañeir@s da Ría nació coja, porque solo logró aglutinar a 6 de las 12 cofradías de la ría. Ahora, con únicamente cuatro integrantes, la entidad ha quedado todavía más mermada. No solo eso, sino que una mayoría de pósitos proponen ahora una gestión individual de los bancos libres. La propuesta ya ha sido remitida a la Xunta, pero Rañeir@s también ha echado el lance para continuar con la gestión de los bancos.

La nueva propuesta, que incorpora a seis pósitos, implica una redistribución. Cabo y A Pobra gestionarían Cabío; Rianxo, Vilaxoán y Carril, Os Lombos y áreas próximas; Palmeira, Ribeira y Aguiño, las denominadas otras zonas que ahora gestiona la Xunta. En cuanto a O Bohído quedaría en tierra de nadie. A la Xunta le toca decidir antes de fin de año.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La división que hunde la ría de Arousa