El año de la fortuna para Santa Uxía

Tras una larga temporada sin grandes premios, en este 2020 la lotería ha dejado ya unos seis millones de euros en la ciudad


Ribeira / La Voz

Antes de que la borrasca Bárbara volviese a traer la lluvia a la comarca, lo que regó Ribeira fueron los millones de euros que dejó el sorteo de la lotería nacional del sábado. Es un premio muy repartido que dispersó la fortuna entre cerca de ochenta familias del municipio, a buen seguro un alivio para muchas economías domésticas que llega, además, después de un período de sequía en cuanto a los grandes premios en los juegos de azar. De hecho, el 2020 está siendo el año de la suerte para Santa Uxía, agraciada en varios sorteos en los últimos meses.

Francisco Martínez, titular de la administración número 3 de Ribeira, una de las que repartió décimos del 32125, el agraciado en la lotería nacional, reconoce que llevan un par de meses tocados por la suerte después de una temporada larga sin dar grandes premios. La semana pasada, de su despacho también salió un pellizco de algo más de 56.000 euros de la bonoloto, que se suma a los 38 décimos de un segundo de la lotería nacional vendidos en el mes de agosto, lo que supone otros 456.000 euros: «Levábamos uns anos sen dar grandes premios e nestes meses xa demos tres importantes, é unha barbaridade, o que nos faltaba era repartir un primeiro e xa o temos. Non nos podemos queixar».

En los últimos días ha tenido ocasión de hablar con los dueños de alguno de los diez décimos repartidos a través de su administración, y aunque explica que la mayoría prefiere ser discreto y que no se sepa que le ha tocado la lotería, Martínez se alegra de que la lluvia de millones haya caído tan dispersa y, encima, en un momento tan delicado como el actual debido al covid: «Hai xente que está apertada e isto é un bo colchón para ir tirando. A maioría levou un décimo, algún dous como moito. É un premio moi repartido».

Dinamismo

De su despacho, La Fortuna, precisamente, salieron 600.000 euros, lo que para él supone una gran satisfacción porque los agraciados son vecinos del municipio: «É unha marabilla que se repartan tantos cartos na cidade, porque ao final acaba repercutindo no comercio e na economía local. Isto é moi beneficioso para nós como administración, pero salpica a todo o mundo porque eses cartos vanse gastar en negocios de Ribeira».

Estos grandes premios suelen llevar aparejado un efecto llamada, y así está siendo en el caso de Francisco Martínez a pesar de los pocos días transcurridos desde el sorteo: «Si que se está notando máis venda. Estamos moi satisfeitos e agardamos que sigan chegando os premios e vaian para o peto de moita xente».

Por ahora, no puede quejarse. En apenas dos meses su negocio ha repartido más de un millón de euros, que si se suman a premios de menor entidad en juegos como el quinigol y a los que cayeron en otras administraciones rondan los seis millones desde que comenzó este año.

Un buen pico de ese dineral corresponde al sorteo de la lotería nacional del pasado sábado, y hacía tiempo que se no se hablaba de semejantes cifras en las administraciones ribeirenses. También en la número 1, que ya ha repartido cinco veces un primer premio a lo largo de su historia, reconocían ayer que la suerte había estado un tanto esquiva en los últimos años. Sin embargo, en este 2020, ya se sellaron en sus instalaciones varias quinielas con recompensa, la más importante el pasado mes de julio, cuando dos apuestas que acertaron el pleno al quince se embolsaron casi 400.000 euros.

Joaquín Valeiras rememoraba ayer algunos de los principales premios repartidos a lo largo de su trayectoria, como una primitiva de más de 2,2 millones en el 2006 o los 240 millones de las antiguas pesetas del sorteo de la lotería en 1989. Todos y cada uno de ellos les dan impulso, sobre todo en un momento tan delicado como el actual: «Isto axúdache, e durante dous ou tres meses nótase nas vendas, aínda que estamos nunha época moi mala. Temos clientes que son maiores e non volveron aparecer por aquí desde marzo».

Sorteo navideño

A nadie se le escapa que el efecto llamada de esta reciente lluvia de millones puede ser crucial de cara al sorteo de Navidad, una posibilidad que Francisco Martínez tampoco pasa por alto: «Claro que isto repercute, incluso a nivel nacional. A xente que xoga habitualmente si que está atenta a estas cousas».

Las ventas para la lotería navideña están más flojas que en años anteriores, aunque los turistas cumplieron con la tradición de llevarse algunos décimos, y Valeiras espera que ahora empiecen a recuperarse: «A estas alturas xa debería estar tirando forte».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El año de la fortuna para Santa Uxía