Oro gallego después de siete años

Iago Carou rompió la maldición del Jealsa-Barbanza con el título autonómico cadete


Ribeira / la voz

La pasión por el ciclismo de Iago Carou (Lousame, 2004) no podría entenderse sin su tío Carlos. Fue él quien primero lo llevó a recorrer las carreteras y pistas de Barbanza. Era un crío, «tería uns cinco anos cando comezamos a saír», reconoce el adolescente, que esta semana se convirtió en campeón gallego cadete de contrarreloj. No fue una medalla más. El oro rompía la maldición de siete años del Club Ciclista Jealsa-Barbanza, que llevaba ese tiempo sin subirse a lo más alto de un podio autonómico.

«É un éxito rotundo por parte de Iago. O ano pasado xa quedaramos subcampións, pero desta volta tocou. O certo é que o merece. É un rapaz disciplinado, traballador, non falla a un adestramento, chova ou vente. E esa é a clave de todo». El que habla es José Ramón Torrado, directivo del Jealsa-Barbanza, quien recuerda perfectamente el fichaje del lousamiano: «Eu coñecía ao seu tío e díxenlle que o metera con nós. Unha cousa é saír e divertirse, pero isto é diferente. Xa apuntaba maneiras dende o principio, pero loitou moito para chegar ao nivel no que está».

Estudiante de primero de bachillerato en el Campo de San Alberto de Noia, Carou piensa en terminar sus estudios y formarse como bombero. Sobre su futuro en el deporte, afirma que «agora non me vexo correndo como profesional, pero gustaríame moito. Ese é o soño de calquera ciclista». Al igual que le ocurrió para convertirse en campeón gallego, el camino se antoja difícil: «Durante o confinamento houbo que sacar a motivación de onde fixera falta. Eu seguín adestrando na casa, co rodillo». Aunque solo lleva desde el 2018 en el club con sede en Boiro, reconoce que ha visto un gran cambio en su estado de forma física: «Pasei a adestrar todos os días, a facelo por series, por zonas e a controlar as pulsacións».

En Baños de Molgas

La localidad ourensana de Baños de Molgas fue donde logró la gesta. Torrado reconoce que sabían que Iago Carou tenía muchas posibilidades, pero había que demostrarlas en el asfalto: «É un gran escalador, e a proba adaptábase ás súas características. Tiña un par de subidas que estaban feitas para el».

Con la humildad que lo caracteriza, el joven reconoce que llegó al gallego en un gran momento físico: «Adestrei moito nos últimos meses. Sabía que tiña opcións e saíu todo á perfección. Non podo queixarme». Ahora disfruta de dos semanas de vacaciones deportivas: «Toca descansar un pouco, logo comezaremos coa nova tempada».

Él tiene claro qué es lo que debe hacer para quemar etapas: «Fai falla ter motivación para traballar todos os días e tes que aprender a dosificarte. Non podes adestrar un día como un tolo e logo non moverte en tres. Hai que manterse». «Ten talento, pero tamén fai falta sorte para chegar a profesional. E ter padriño... Pero se destacas, as posibilidades de entrar nun club potente aumentan», afirma Torrado.

Con una media de 300 kilómetros de carretera por semana, Iago Carou reconoce que le quedan todavía muchos por delante. En plena efervescencia del ciclismo con motivo del covid, considera que es una buena noticia, «pero o importante é que pola estrada hai que andar con moito coidado. Non é un xogo». El lousamiano lo sabe a la perfección después de media vida sobre las dos ruedas: «O que vai no coche sempre leva as de gañar. Hai que ir con todos os sentidos activados».

Con una madurez inaudita para su edad, y tras acabar con la maldición del Jealsa-Barbanza, reconoce que quiere seguir vinculado al deporte, que «para min o é todo. Non penso deixalo nunca. Estou moi motivado». Para este joven de sonrisa perenne y humilde, el mundo está a sus pies. O a sus ruedas. Como le enseñó su tío Carlos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Oro gallego después de siete años