«Que este año no se quede nadie sin vacunar de la gripe»

Más de 35.000 barbanzanos están entre la población diana que deberá inocularse esta campaña para evitar posibles complicaciones con el covid


Ribeira / la voz

El miedo a poder contagiarse de coronavirus se ha convertido en el mejor aliado para que la campaña de vacunación de la gripe de este año se convierta en todo un éxito. Y es que muchos de los barbanzanos que se encuentran entre la población de riesgo no quieren aventurarse a sufrir un proceso gripal que pueda complicarse con el covid y los lleve a acabar ingresados en el hospital o algo mucho peor.

Desde hace semanas, los centros de salud de la comarca y el hospital de Barbanza tienen todo el calendario de citas completo para que durante los próximos 15 días se comiencen a inyectar los tres tipos de vacunas antigripales con las que está previsto llegar, en el mejor de los casos, a unos 35.000 vecinos. En campañas anteriores a la actual crisis sanitaria, el porcentaje de inoculados se situaba entre el 65 y el 68 %, pero en este 2020 algunos facultativos hablan de que se podría llegar hasta el 95 % de la población diana (mayores de 60 años, embarazadas, madres que acaban de dar a luz y enfermos crónicos).

«Que este año no se queda nadie sin vacunar de la gripe», recomendaba Germán Allut desde el centro de salud de Rianxo, donde se inmunizaron ayer cerca de un centenar de vecinos. En este ambulatorio se ha establecido un circuito doble de entrada y de salida para que impedir que estén en contacto las personas que se van a vacunar y las que acuden a otras consultas.

También existe un sistema similar en el de Outes, donde en algunos casos las enfermeras incluso se acercan a los vehículos de los pacientes para pincharles y que así no tengan que acceder al centro médico. «Todos son poboación de risco, así que canto menos tempo estean no centro de saúde moito mellor», destacó José María Dios.

En el ambulatorio pobrense, además de los vecinos que acuden a su cita con el personal de enfermería para vacunarse de la gripe, también se aprovecha la visita de otros pacientes de riesgo para inmunizarlos. «A personas que vienen a poner el Sintrom, o a una consulta presencial por otro motivo, ya los vacunamos y así conseguimos llegar a más población y evitar que tengan que desplazarse otra vez hasta aquí», destacó Genaro Gutiérrez. El facultativo de A Pobra auguró que, debido a las medidas de prevención frente al covid, «este año disminuirán considerablemente los casos de gripe». Aún así, animó a «estar en guardia permanente hasta que llegue una vacuna segura y eficaz contra el coronavirus».

Por su parte, según explicó la responsable de enfermería del centro de salud de Ribeira, Ángeles Mera, allí se prevé vacunar a unas 150-160 personas cada día, y para ello se han establecido unos horarios específicos en cada turno con los que se intenta evitar que se acumule los pacientes en las instalaciones sanitarias.

Listas de espera

En la mayoría de los centros de salud de Barbanza llevan varios días que no dan abasto para poder atender todas las solicitudes para vacunarse. De hecho, la lista de espera se sitúa en muchos ambulatorios entre diez días y dos semanas, ya que existe mucho interés este año en inmunizarse cuanto antes.

Aunque durante las primeras cinco semanas de campaña suele ser cuando más gente se pone la dosis antigripal, este año el período para poder hacer frente a la gripe se extenderá hasta el próximo 31 de diciembre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Que este año no se quede nadie sin vacunar de la gripe»