Amanda Seibiel: Esencia rianxeira en libros superventas

De su última novela, «Malditos ojos negros», se han vendido casi cinco mil ejemplares


ribeira / la voz

Detrás del seudónimo Amanda Seibiel se esconde una escritora nacida en la cuna literaria por excelencia de Barbanza, Rianxo, villa que lleva en el corazón, pero de la que se alejó hace dos décadas, cuando puso rumbo a Alicante. Sus libros arrasan entre los lectores de novela erótica. Tanto es así que del último que ha publicado, Malditos ojos negros, está a punto de agotarse la primera edición, compuesta por nada menos que cinco mil ejemplares. Y, pese a que fue lanzado en junio, todavía sigue en la cresta de la ola, ya que figura en el segundo puesto de la lista de temática erótica de El Corte Inglés. En lo más alto de ese mismo ránking se cuelan otros dos títulos que la rianxeira publicó anteriormente.

Ella está convencida de que darle a los lectores lo que quieren es el secreto de su éxito: «Escribo muy llano, muy simple, tal y como percibo lo que pasa a mi alrededor, para que la gente lo pueda entender. Es un lenguaje fácil, dirigido tanto a una chica de 18 años como a una mujer de 60, lo que me lleva a prescindir de expresiones más literarias o que pueden resultar complicadas». La temática es otro de los puntos que tiene a favor Amanda Seibiel: «A la gente le gusta el erotismo y la sensualidad, y a mí es un género que me apasiona. También es cierto que le pongo a mis libros un toque de intriga desde el principio y, al final, si les quitaras el erotismo, seguiría habiendo una trama interesante».

Habla con orgullo de Malditos ojos negros, una historia sobre dos almas gemelas aderezada con fenómenos paranormales: «Es una novela preciosa que habla de amores que perduran en el tiempo, en distintas vidas. Mis lectores dicen que es el mejor libro que he escrito hasta ahora». Y avanza que muy pronto verá la luz un nuevo título, Sucedió en 24 horas, una novela de suspense que narra un día en la vida de una mujer. Pese a que el volumen ya está funcionando bien en la preventa, la autora admite tener cierto temor: «Cuando voy a sacar un libro nuevo siempre estoy asustada, porque no sé cuál será la reacción del público. Soy de arriesgar y cada novela es diferente».

Entre los más grandes

Hasta la fecha, cada nuevo libro que sale a la luz con la firma de Amanda Seibiel supera al anterior en ventas y los últimos incluso han logrado colarse en algunos ránking, no solo de temática erótica, sino de narrativa española en general: «Sé que todavía soy pequeñita, pero mi nombre y mis libros han estado junto a los más grandes a nivel nacional». Pero ella sostiene que lanzar un superventas no es su principal objetivo cuando se enfrenta a una pantalla en blanco: «Yo escribo porque me llena como persona, me relaja y me satisface, para mí es una manera de evadirme del mundo y de desconectar. Cuando me transformo en Amanda olvido todo lo demás».

Una situación, una idea, una expresión o una vivencia personal pueden convertirse en el punto de partida de ese proceso de transformación: «A partir de ahí empiezo y cuando me siento frente al ordenador me van surgiendo ideas y son los personajes los que me van dictando el texto. Yo soy como un carrete en blanco y, en cuanto me inspiro, todo fluye solo».

Explica que ya le está dando forma a otra novela, pero el cupo que ella misma se ha fijado para este año está lleno: «Si por mis lectores fuera, tendría que publicar un libro al mes, pero no quiero saturar. Mi intención es lanzar un par de títulos por año». Y es que, Amanda Seibiel asegura que su sueño no pasa por contar con el paraguas de una gran editorial: «Mis aspiraciones tienen que ver más con lo sentimental que con lo económico. No puedo desvelar mi gran sueño, aunque sí es cierto que tiene que ver con los libros y la escritura».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Amanda Seibiel: Esencia rianxeira en libros superventas