Investigado un conductor que cuadruplicó la tasa de alcoholemia tras sufrir un accidente en la AG-11

El percance se produjo en el kilómetro 26 de la autovía de Barbanza


Ribeira

Un conductor está acusado de un supuesto delito contra la seguridad vial al dar positivo en el control de alcoholemia al que fue sometido tras sufrir un accidente en la AG-11 a su paso por Boiro. Los resultados de las pruebas arrojaron un valor de 1,09 y 1,06 miligramos de alcohol por litro de aire expirado, más del cuádruple del máximo permitido.

Los hecho tuvieron lugar cuando la Guardia Civil recibió aviso de la existencia de un vehículo accidentado en el kilómetro 26 de la autovía de Barbanza. Agentes del puesto principal de Boiro y de la Policía Local se desplazaron al lugar para prestar asistencia y regular la circulación, y una vez allí observaron en el conductor síntomas evidentes de encontrarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas, por lo que se requirió la presencia del equipo de atestados de Tráfico de Santiago.

En las pruebas de alcoholemia, el piloto arrojó un resultado de 1,09 en la primera, y 1,06 en la segunda, por lo que está investigado como presunto autor de un delito contra la seguridad vial, mientras que los test de consumo de sustancias estupefacientes dieron negativo. Las diligencias realizadas fueron puestas a disposición del juzgado de instrucción de Ribeira en funciones de guardia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Investigado un conductor que cuadruplicó la tasa de alcoholemia tras sufrir un accidente en la AG-11